Comunicados

La incierta supervivencia de los grandes marketplaces de delivery hace que disponer de un sistema de pedidos online propio sea importante

La incierta supervivencia de los grandes marketplaces de delivery hace que disponer de un sistema de pedidos online propio sea importante

Publicado: 13 de octubre de 2022 12:57 (GTM+2)

La marca británica de entrega de comida rápida llegó a España en el 2015, como una nueva solución al reparto de comida a domicilio. El sistema de pedidos online supuso toda una revolución para numerosos negocios que se suscribieron y ofrecieron sus productos a través de la empresa.

Todo cambió en 2021, cuando cedió ante una crisis en la que la compañía de sello británico decidió dejar de operar en España porque, según argumentó, no podía mantener un negocio rentable cumpliendo con los requisitos impuestos por la Ley Rider. Eso dejó sin trabajo a unos 3.800 empleados y sin logística a cientos de restaurantes.

Aunque fue la empresa quien tomó las medidas más drásticas, no fue la única que sufrió las consecuencias. Las que siguieron operando en el país siguen atravesando grandes dificultades. Ante la negativa de acogerse a la Ley Rider, otro de los gigantes del delivery acaba de ser multada con casi 80 millones de euros por los más de 10 mil repartidores en situación irregular con los que opera. Una multa que no hace más que agravar su ya negativa cuenta de resultados de los últimos años.

Tener un sistema de pedidos online propio

Según la empresa tecnológica especializada Readyme, la situación de la compañía británica en España desveló una gran debilidad de este modelo de servicios para los restaurantes. Toda la información de contacto entre el consumidor final y el negocio es gestionado por estas plataformas, que son el intermediario en esa relación comercial. En una era donde el mayor capital de cualquier empresa es la información, dejarla en manos de terceros supone un riesgo muy costoso.

Readyme explica que cuando la compañía británica dejó el mercado español, tal y como lo hizo previamente en Alemania, no solo dejó sin servicio a sus restaurantes, sino que se llevó consigo los datos de sus clientes. Algo que puso de manifiesto la gran importancia de todo negocio de hostelería de disponer de una canal pedidos online propio.

El gran beneficio inmediato es que el restaurante se convierte en el dueño de los datos de sus clientes. Por otro lado, el negocio puede desarrollar sus propias estrategias de captación y fidelización. Con un canal propio, se pueden generar herramientas de seguimiento CRM y automatizar otras áreas de gestión.

Aspectos a considerar

En ese sentido, la empresa Readyme provee soluciones 'llave en mano' en sistemas de pedidos online para restaurantes. Esto quiere decir que son capaces de implementar estas tecnologías en cualquier negocio sin que sus propietarios necesiten conocimientos técnicos ni de programación. Los sistemas de pedidos online que suministran involucran toda una gama de soluciones para optimizar el canal online.

Entre ellos, mencionan la tienda online para ventas take-away y delivery, sistemas de pedido y pago con códigos QR y diferentes herramientas de marketing. El producto de Readyme también incluye automatizaciones y gestión de la base de datos de los clientes. De esta manera, los propietarios del restaurante tendrán un control de todas las áreas del negocio y se podrán proteger de situaciones generadas por terceros.

Antonio Moreno, Domenec Company y Salvador Alcaraz, fundadores de Readyme, dicen que su propuesta es clara. La mejor alternativa para los negocios es combinar la visibilidad de las grandes plataformas de delivery con el control que otorga un sistema de pedidos online propio. Explican que la mayoría de los restaurantes son negocios pequeños y que el 80% de sus pedidos son de clientes regulares, por lo que es necesario poder trasladar a esos clientes recurrentes a canales propios para aumentar la rentabilidad de los pedidos que realizan.