Economía

La financiación cada vez más cara

La financiación cada vez más cara

Publicado: 17 de octubre de 2022 17:36 (GTM+2)

La inflación ya lleva unos meses haciéndose notar y, por el momento, no hay nada que nos haga pensar que algo va a cambiar en los próximos meses. El resultado: una importante pérdida de poder adquisitivo que puede llevar a muchas personas a tener que acudir a la financiación. 

Por el momento, la población parece estar ajustándose el cinturón y la demanda de créditos al consumo se mantiene o incluso ha descendido ligeramente, pero la experiencia dice que si las cosas se ponen difíciles, la demanda de financiamiento también aumentará.

Lamentablemente, en el ámbito de los préstamos y créditos tampoco hay buenas noticias. Según el Banco de España, el tipo medio ponderado de la nueva financiación al consumo ha subido un 0,49% en los últimos meses.

De cara al futuro, los expertos en préstamos online de Compinero, piensan que los bancos y entidades financieras ajustarán más sus requisitos, haciendo el acceso a financiación más difícil. Estiman que se trabajará más con la preconcesión y que habrá mucho más rechazos en las solicitudes que no partan de ella. Una realidad muy diferente a la que teníamos hace solo unos meses.

Por su parte, los intereses ofrecidos para las hipotecas suben prácticamente cada semana, con los consumidores optando fuertemente por las de tipo fijo, en previsión de más subidas. Al igual que ocurre con los créditos al consumo, por el momento, la firma de hipotecas se está ralentizando a consecuencia del incremento de los costes.

En definitiva, una peor situación económica significa préstamos más caros y más difíciles porque el estado financiero de los clientes empeora y, por tanto, los impagos son más comunes. Las entidades financieras no hacen caridad y tratan de mantener sus márgenes de beneficios aumentando los intereses exigidos.

En este sentido, las formas de abaratar un poco el precio de la financiación es la contratación online, donde la mayoría de entidades ofrecen mejores precios que en oficina y la acumulación de servicios en la misma entidad. Por lo general, domiciliar una nómina o ingresos mensuales regulares en la entidad provoca que dicha entidad ofrezca mejores condiciones.

Además, conocer bien el mercado y comparar las diferentes opciones disponibles será más importante si cabe que nunca.