03 de febrero de 2023
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Ejercicios físicos para mejorar la salud a partir de los 60 años

Ejercicios físicos para mejorar la salud a partir de los 60 años

Redacción - 7 de diciembre de 2022

Cualquier tipo de ejercicio físico que nos emocione, seduzca y nos haga sentir vivos (al notar nuestro corazón latir), es ideal para mejorar la salud, llegados los 60 años.

Es importante tomar en cuenta que, la pérdida de la elasticidad es un asunto progresivo a partir de los 60 años de edad, motivo por el cual, muchas enfermedades haya sus orígenes en la pérdida de la movilidad y dinamismo corporal.

El ejercicio, forma parte de uno de los mejores alicientes para paliar cualquier crisis emocional, relacional y de salud y, aunque muchas personas de esta edad, congenian con la idea de comprar productos para mejorar la disfunción eréctil, podemos decir que, el ejercitar el sistema cardiaco con deporte es una de las mejores opciones.

Veamos algunas propuestas de ejercicios prácticos para aumentar su vitalidad a partir de los 60 años. Bienvenidos (as).

Cinco tipos de ejercicios físicos para inyectar salud a tu cuerpo

Si eres de las personas con 60 años de edad que, ha realizado ejercicios aeróbicos o anaeróbicos a lo largo de su vida, seguramente tendrá una salud bastante robustecida.

Es así, el ejercitar el cuerpo físico, contribuye a crear mayores defensas contra los efectos que revisten el envejecimiento algunos de ellos son:

Conozcamos cinco alternativas interesantes a considerar:

El equilibrio a esta edad, es necesario para la sana movilización e independencia. Muchos trastornos auditivos o neurológicos, tiene como consecuencia la afección del equilibrio en el cuerpo.

Es necesario emplear bicicletas estáticas, que promuevan la postura para el mantenimiento del equilibrio.

Si se ha de practicar con regularidad, serán muchos los beneficios a nivel circulatorio y de tonicidad.

¿Quién podría apenas imaginar los efectos benéficos del agua?, la natación, forma parte de los deportes acuáticos que ejercen efectos terapéuticos a través del agua, a esto, es lo que comúnmente mencionamos como hidroterapia.

La natación, contribuye a la relación de las articulaciones y sobretodo, la liberación de endorfinas a través de la conexión con el agua.

La idea de caminar es hacerlo sin bolsas en la mano. Caminar implica un acto de conciencia, centrase en el aquí y el ahora.

Muchas personas lo hacen, pero pensado en el fin último, es decir, el permanente soliloquio que inicia cómo resolver los asuntos de interés.

Este panorama empeorará la situación, llevándole a desertar en los primeros intentos.

Tanto las primeras horas, como las últimas, son las más recomendables para lograrlo.

Dicen que, “bailar pegados, es bailar” ¿Será cierto? Lo que se espora del baile es el elemento relacional, pero al mismo tiempo, la conexión consigo mismo.

Es un simple acto de reconocimiento de sí mismo, del libre movimiento y la coordinación a manera de impresión que cada persona pueda desarrollar.

Bailar a solas o acompañada, es una estrategia de juego de roles para dejar aflorar fantasías, sueños y deseos.

Una de las limitaciones severas, como común denominador a la edad de 60 años, es la inhibición del colágeno; esta pérdida incide de manera directa en las rodillas (meninges), al bajar.

Es necesario que, se pueda incluir rutinas sencillas en casa o en residencias la subida de las escaleras de manera pausada y continua.

Conclusión

La edad de los 60 años en adelante, comenzamos a entender que no es un día más que cumplimos o vivimos, sino, un día menos.

Así que, ¡a disfrutar de ti y a cultivarte!