13 de junio de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

DCL en el mercado exterior

DCL en el mercado exterior

Victor Barco - 10 de abril de 2024

El interés por la energía geotérmica de baja temperatura no se limita solo al mercado europeo, en el caso de Estados Unidos, cada vez es mayor el interés por el uso de esta energía renovable disponible 24/7.

Desde DCL GEOenergía, acaban de enviar dos sondas geotérmicas del modelo M4-250, de 500 kW de refrigeración, para trabajar con las aguas subterráneas que disponen en Minneapolis, en el estado de Minnesota.

El interés de sus socios comerciales en Estados Unidos es poder valorar la capacidad de captación de energía de los modelos geotérmicos de DCL, y de esta forma acceder a un mercado casi ilimitado de oportunidades para el uso de esta energía renovable.

Las bajas temperaturas en invierno, llegando incluso a -35 °C, hacían necesario el uso de energías fósiles y contaminantes para mantener los hogares en un rango de temperatura de confort.

La aparición de las bombas de calor geotérmicas, cuyo funcionamiento no depende de la temperatura ambiente, son la alternativa perfecta para cubrir las demandas de los edificios a tan bajas temperaturas exteriores, haciendo uso al mismo tiempo de energías limpias.

De la misma forma en verano se pueden alcanzar temperaturas de hasta 40 °C, por lo que aprovechar el frío almacenado en el subsuelo durante el invierno es muy sencillo, económico y fácil de conseguir.

Al mismo tiempo, los district heating y cooling están siendo promocionados de forma importante por las administraciones locales, consiguiendo el aprovechamiento simultáneo de frío y calor que generan las bombas de calor geotérmicas.

Este tipo de instalaciones en el país todavía no están muy desarrolladas, para su promoción es importante el papel que juega la administración, como catalizador en el uso de energías renovables y con el objetivo de la descarbonización para el cumplimiento de los objetivos fijados.

La sencillez de este tipo de instalaciones radica en la comunicación mediante tuberías por las que circula un fluido que entrega energía calorífica en unos edificios y frigorífica en otros edificios, mediante el uso de las sondas geotérmicas DCL, por lo tanto, la energía se intercambia entre los edificios sin necesidad de tener que generarla de forma independiente para cada uno de ellos.

El ejemplo de aplicación más sencillo y más común que se puede encontrar son los municipios en los que existen edificios deportivos, administrativos, residenciales y de uso terciario todos en la misma zona, siendo muy sencillo el poder comunicarlos todos ellos y generar un anillo de distrito, que beneficia a todos ellos con un consumo energético que resultaría de dividir hasta por cuatro el consumo energético de cada uno de ellos por separado.