20 de mayo de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Cómo mejorar la autoestima en tan solo 8 semanas

Cómo mejorar la autoestima en tan solo 8 semanas

Victor Barco - 17 de abril de 2024

La baja autoestima es un problema que afecta a un gran porcentaje de la población. Se caracteriza por una visión negativa de uno mismo, una falta de confianza en las propias habilidades, una dificultad para tomar decisiones y una sensación de falta de capacidad y una tendencia a la autocrítica.

Fernando Pena es uno de los psicólogos más especializados de España en trabajar la baja autoestima y ayudar a las personas a cambiar su actitud. Dirige el centro de Psicología Calma Al Mar, donde, con su equipo de psicólogos en Valencia, llevan más de 2 décadas ayudando con éxito a personas enseñándoles cómo mejorar la autoestima.

Las causas de la baja autoestima

El psicólogo explica que las causas de la baja autoestima son fundamente de dos tipos: factores externos, y factores internos. Dentro de las causas externas, las más importantes son la educación recibida por parte de padres y educadores, haber sufrido críticas constantes, no haber recibido pautas adecuadas de habilidades sociales o inteligencia emocional, incluso haber sido víctima de experiencias negativas en la infancia. 

Dentro de los factores internos, están los pensamientos relacionados con la necesidad de aprobación, la culpabilidad excesiva y las etiquetas con las personas se definen a sí mismas.

Los síntomas de la baja autoestima

Los síntomas más frecuentes de la baja autoestima se relacionan con la dificultad para tomar decisiones, no hacer cosas por la opinión que puedan tener los demás, o la dificultad para hacer relaciones nuevas. Fernando también destaca que en ocasiones las personas con baja autoestima tienen una falta de participación en actividades nuevas y que son muy sensibles hacia las críticas externas. Una crítica puede destrozarle el día a una persona con baja autoestima. A veces, comenta, en adultos se observan conductas autodestructivas como el alcoholismo, las autolesiones o los trastornos alimenticios. En niños, algunos de los síntomas podrían ser el fracaso escolar, la falta de participación en juegos, la fobia a personas extrañas o incluso a las personas adultas en general, y no tener interés en relacionarse con otros niños de su edad.

Consecuencias de la baja autoestima

El psicólogo comenta que las consecuencias más frecuentes que sufre una persona con baja autoestima es que no desarrollan todo su potencial ni alcanzan los éxitos personales o profesionales a los que podrían llegar si tuviesen mejor autoestima. Sufren conflictos interpersonales frecuentes porque se callan las cosas que les molestan. Se derrumban por situaciones de la vida cotidiana, como que les dejen fuera de un plan con amigos, un suspenso en un examen, una regañina de su jefe en el trabajo o una discusión con un amigo. Se encierran en sí mismos. En ocasiones, el malestar emocional les lleva a trastornos psicológicos más graves, como pueda ser la depresión o el consumo de drogas.

¿La baja autoestima tiene tratamiento?

En el Centro de Psicología Calma Al Mar, reciben con frecuencia a personas con baja autoestima y, hasta la fecha, todas han mejorado mucho su autoconcepto hasta el punto de que les ha cambiado la vida totalmente. En ese punto, reciben el alta del profesional que les ha atendido. El centro ha venido tratando durante todo este tiempo tanto a niños en edad escolar, adolescentes y también adultos.

En el caso de los adultos, por ejemplo, el centro cuenta con un plan de trabajo estructurado y muy bien definido para que en un plazo de 8 semanas las personas experimenten una modificación notoria en su autoestima. 

El plan de trabajo se inicia con una explicación de las formas de pensar que están detrás de la baja autoestima. Para eso, el psicólogo realiza una explicación en consulta y le facilita lecturas relacionadas con el tema, como algunos capítulos del libro Las 10 claves del bienestar que están especialmente dedicados a trabajar la baja autoestima. El libro es una de las herramientas más utilizadas por los psicólogos en España para mejorar la autoestima y la actitud positiva.

A partir de estos conocimientos de base, se elabora un Plan de Mejora Individual, que es un documento escrito que recoge los objetivos concretos que desea alcanzar el paciente.

Una vez se redacta esta hoja de ruta, el paciente tiene que ir elaborando una tabla de situaciones. En Calma Al Mar la conocen como “Tabla de encaja/no encaja” y es una herramienta que proporciona unos resultados extraordinarios. Semana a semana cada paciente va completando esta tabla a través de las situaciones por las que va pasando. A partir de las 4 semanas de trabajo de la tabla, los pacientes ya encuentran cambios significativos. En un total de 8 semanas el cambio no solo lo aprecian ellos mismos, sino también las personas de su alrededor.

Fernando Pena explica que si el problema es solo una baja autoestima, la evolución suele ser muy rápida y favorable. En otras ocasiones, el tratamiento va a tardar más tiempo si la baja autoestima es uno de los síntomas de un problema más grave, como pueda ser un trastorno por estrés postraumático, una adicción o estar sufriendo violencia psicológica en el hogar.

En la mayor parte de las ocasiones, es necesario hacer un entrenamiento en habilidades sociales, fundamentalmente en materia de mejorar la asertividad. Para ello, en Calma Al Mar, tienen planes de entrenamiento específicos adaptados a cada persona.

¿Qué nota una persona cuando le mejora la autoestima?

Lo primero que una persona nota cuando le mejora la autoestima es una sensación general de bienestar y confianza en sí misma. Le da más valor a sus opiniones frente a las opiniones de las otras personas. No le afecta tanto las posibles críticas de los demás. Enfrentan los conflictos con más asertividad, sabiendo defender sus opiniones sin agredir. Saben decir que “no” sin sentirse culpables. Son capaces de saber cómo establecer límites, comenta el psicólogo.

Todo ello lleva a relaciones más sanas. Cambia la actitud por una más positiva. Se sienten más motivadas para hacer cosas nuevas. Tienen una mayor capacidad para disfrutar porque ya no se centran tanto en qué pensarán otros. En definitiva, se sienten más libres.