18 de junio de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

María Montalvo, de publicista a sargento del Ejército del Aire

María Montalvo, de publicista a sargento del Ejército del Aire

Victor Barco - 3 de junio de 2024

El “Efecto Leonor” logra atraer a un 7% más de mujeres a las filas del Ejército Español 

La incorporación de la heredera al Trono a la Academia General Militar de Zaragoza ha tenido un impacto significativo en la atracción de mujeres al Ejército. Desde su llegada en agosto, se ha observado un aumento en las solicitudes femeninas, pasando del 13% al 20%

La presencia de la princesa ha inspirado a muchas jóvenes, consolidando su papel como modelo a seguir en la institución militar y promoviendo la igualdad de género en las Fuerzas Armadas. En este contexto, se encuentran miles de mujeres que cumplen su sueño de llegar a altos cargos dentro del Ejército Español. 

Este es el caso de María Montalvo, Sargento del Ejército del Aire desde 2019 y mecánica de aviones especializada en armamento aéreo. María decidió dejar a los 27 años su carrera consolidada en el mundo de la publicidad para perseguir su verdadera vocación: ser militar.

En tan solo un año, logró ascender a Sargento. Ahora vive su sueño trabajando cada día desde la base aérea de Torrejón de Ardoz. Entre los F18 y armamento aéreo, María transmite su pasión formando a futuros aspirantes como colaboradora de Patrio, único Centro de Alto Rendimiento para opositores creado por Oficiales de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Se analiza con ella qué hay detrás del aumento de la presencia femenina en el Ejército con una de las representantes de las nuevas generaciones de las Fuerzas Armadas. 

¿En qué momento decidiste dar el salto y opositar para ser militar?

Siempre tuve la espinita de seguir una vocación militar. A pesar de tener un trabajo y estar muy contenta, decidí intentarlo a los 27 años. Era ahora o nunca. Me esforcé muchísimo en la preparación y finalmente entré al Ejército del Aire con una de las notas más altas.

Sin vínculos militares en tu familia ¿Cómo reaccionó tu entorno ante esta decisión?

Mi madre al principio no se lo tomó muy bien. Le asustaba el entorno nuevo en el que me iba a meter. Pero, en cuanto me vio contenta, empezó a animarme en cada paso. Ahora disfruta muchísimo de todo lo que estoy consiguiendo y, sobre todo, de ver que he cumplido mi sueño. 

¿Cuáles son los falsos mitos sobre los militares?

Mucha gente piensa en los militares o en las Fuerzas Armadas y lo asocia con cuestiones negativas, pero nada más lejos de la realidad. En el Ejército hay muchas profesiones que poder elegir que van más allá del campo o las misiones: bomberos, mecánicos de automóviles, médicos, enfermeros, veterinarios, entre otros muchos.

Por ejemplo, en mi día a día yo trabajo con aviones. El Ejército es muy amplio y permite desarrollar cualquier profesión.

La presencia de las mujeres en el Ejército. ¿Sigue siendo una asignatura pendiente?

Sigue habiendo miedo o respeto por parte de las chicas a entrar en el Ejército. Es un entorno duro, sí, con momentos difíciles en la formación, pero al igual que para cualquier compañero. Cada vez hay más mujeres en el campo militar, lo cual me alegra mucho. Mi compañera es piloto de un F18 y yo soy mecánica de aviones. Puedes hacer lo mismo que cualquier hombre; el miedo a no tener la capacidad es infundado.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde que te hiciste militar?

Cuando tomé la decisión, no estaba segura, pero hasta el día de hoy no me arrepiento para nada. Ojalá lo hubiera hecho antes. Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. Es una satisfacción personal y una mejora constante tanto a nivel físico como mental.

El compañerismo es algo crucial dentro del Ejército 

A los 31 años, puedo decir que donde más unión he sentido ha sido en el Ejército. Son como una familia, mis compañeros son como hermanos. Pasas 24 horas con ellos, te apoyas en todo momento y se crea una unión muy fuerte.

¿A quién recomendarías opositar a Tropa y Marinería?

Para mí, siempre va a ser una decisión acertada. Si te gustan las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, empezar como tropa es una excelente opción. Accedes más fácilmente y, una vez dentro, tienes un campo muy amplio para desarrollarte. Además, si decides no permanecer en el Ejército, hay muchas plazas reservadas en cuerpos como la policía local de Madrid. Todo lo que aprendes en el Ejército te sirve en la vida civil, es la mejor opción.

Prepararse para asumir los retos del futuro de las Fuerzas Armadas

La inspiración que figuran como la heredera al Trono y María representan es crucial para seguir avanzando hacia una mayor igualdad y diversidad en las Fuerzas Armadas.

En Patrio preparan a los militares del futuro revolucionando la formación de la mano de altos cargos del Ejército y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 

Junto con María, entrenadores personales de alto rendimiento y coaches especializados ofrecen una preparación que asegura el futuro aspirante que, como la Sargento Montalvo, sueñan con pertenecer a las Fuerzas Armadas.