13 de julio de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

Aplicaciones e innovación en el fresado y otros procesos de mecanizado, por Grumeber

Aplicaciones e innovación en el fresado y otros procesos de mecanizado, por Grumeber

Victor Barco - 21 de junio de 2024

El fresado es un proceso fundamental en el mecanizado de piezas complejas y se destaca por su versatilidad y precisión. En particular, consiste en la eliminación de material de la superficie de una pieza mediante el movimiento rotativo de una herramienta de corte llamada fresa. Este procedimiento permite la creación de geometrías intrincadas y detalles precisos. En cualquier caso, es esencial para industrias que trabajan con componentes que requieren de una fabricación meticulosa.

En este artículo, el equipo profesional de Grumeber, una empresa especializada en la producción de mecanizado de piezas complejas, presenta un análisis sobre el proceso y las aplicaciones industriales del fresado.

Los procesos de mecanizado de piezas complejas

El mecanizado de piezas complejas abarca una variedad de procesos, cada uno adecuado para diferentes necesidades y geometrías. Además, hay otros métodos que se emplean para la creación de piezas como el torneado, la rectificación y la electroerosión. Todos ellos han sido creados para lograr precisión y calidad.

Por su parte, el fresado destaca por su capacidad para producir superficies planas, curvas, ranuras y perfiles tridimensionales con alta exactitud. Mediante máquinas CNC (Control Numérico Computarizado), los operadores programan movimientos precisos de la herramienta de corte en múltiples ejes para permitir una producción eficiente y repetitiva de piezas complejas.

En contraste, el torneado se utiliza para piezas cilíndricas y simétricas, mientras que la rectificación garantiza tolerancias extremadamente ajustadas en superficies ya mecanizadas. A su vez, en la electroerosión se utilizan descargas eléctricas para eliminar material en áreas de difícil acceso o en materiales muy duros.

Aplicaciones industriales del mecanizado de piezas complejas

Las aplicaciones del mecanizado de piezas complejas abarcan numerosas industrias, desde la automotriz hasta la aeroespacial y la médica. En la primera de ellas, por ejemplo, el fresado se utiliza para la fabricación de componentes de motores, transmisiones y chasis que requieren tolerancias precisas y resistencia mecánica. Además, en aviones y naves espaciales el mecanizado es fundamental para la producción de turbinas, estructuras aerodinámicas y sistemas de soporte que deben soportar condiciones extremas de temperatura y presión.

Por otro lado, en el ámbito médico, se emplea para fabricar prótesis personalizadas, instrumentos quirúrgicos y componentes de equipos de diagnóstico. En todos estos casos, la precisión es vital para el rendimiento y la seguridad de los dispositivos.

Otro sector en el que se aplican estos procesos es el de electrónica de alta tecnología. Puntualmente, en esta industria se emplea para la fabricación de microcomponentes en placas de circuito impreso y dispositivos semiconductores.

En conclusión, el mecanizado de piezas es un procedimiento indispensable en la industria moderna, ya que proporciona la capacidad de fabricar componentes de alta precisión y complejidad. En este contexto, el fresado destaca como un proceso versátil para la creación de geometrías intrincadas y detalles precisos con una amplia variedad de materiales. Además, con el avance continuo de la tecnología CNC y el desarrollo de nuevos materiales, las capacidades están en constante expansión.

Según indican los profesionales de Grumeber, esto permite nuevas aplicaciones y mejoras significativas en la eficiencia y calidad de los productos finales. Esta empresa se especializa en procesos de mecanizado y decoletaje. Además, se caracteriza por ofrecer soluciones modernas y actualizadas.