13 de julio de 2024
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

La seguridad ofensiva es una variante de la ciberseguridad que tiene fines preventivos, por Auditech

La seguridad ofensiva es una variante de la ciberseguridad que tiene fines preventivos, por Auditech

Victor Barco - 5 de julio de 2024

Hoy en día, la ciberseguridad es un aspecto fundamental para las empresas. Esto se debe a que los ataques informáticos hacia activos digitales son cada vez más frecuentes y sofisticados. Sin embargo, muchos negocios todavía no le otorgan a este tema la importancia que requiere. Cabe destacar que un ciberataque puede ocasionar efectos adversos tanto económicos como de reputación.

Para evitar tales situaciones, se pueden emplear acciones preventivas desde la seguridad ofensiva, que se centra en detectar posibles vulnerabilidades antes de que las exploten los cibercriminales. Ahora bien, implementar estas medidas requiere de un enfoque profesional y especializado en la materia, como el de Auditech.

Herramientas diseñadas para actuar de modo proactivo en materia de ciberseguridad

La seguridad ofensiva, como indica su nombre, consiste en asumir la iniciativa y atacar las vulnerabilidades en ciberseguridad, antes de que los criminales puedan aprovecharlas. Para ello, se emplean los servicios de una agencia especializada, como Auditech, la cual utiliza métodos auténticos para analizar los sistemas de sus clientes. Esto permite remediar deficiencias defensivas y fortalecer puntos vulnerables para prevenir las consecuencias de una intromisión real.

En particular, existen tres modalidades para aplicar este enfoque en ciberseguridad. La primera es el análisis de vulnerabilidades, que examina las debilidades en el software, aplicaciones y sistemas informáticos de la compañía, y cómo pueden afectar su integridad y funcionamiento. En segundo lugar, está el pentesting y hacking ético, enfocados en simular escenarios de asalto o ataque directo a la estructura informática de la empresa. Para ello, se emplean metodologías estrictas con métricas clave sobre las características, severidad e impacto de los puntos débiles detectados en el proceso.

Finalmente, mediante análisis SAST y DAST se examinan las condiciones de diseño y desarrollo en aplicaciones informáticas o sitios web. Estos métodos se enfocan en evaluar el código fuente y los binarios de cada recurso, a fin de detectar problemas en la programación que representen un riesgo en términos de ciberseguridad.

Las consecuencias que pueden acarrear los ciberataques

Dependiendo del tipo de amenaza y su complejidad, los ataques informáticos pueden tener distintas consecuencias perjudiciales para las empresas. Una de las más comunes es la vulneración de información sensible o confidencial, cuya filtración puede generar desconfianza por parte del público u otras compañías.

Esto se traduce en una disminución de las ventas y la pérdida de oportunidades de negocio. Adicionalmente, esta situación también dificulta el cumplimiento de la normativa de protección de datos, lo que deriva eventualmente en sanciones y repercusiones legales.

Por otro lado, estos ataques pueden colapsar la infraestructura digital de las empresas. Esta situación ocasiona la paralización de sus flujos productivos, lo que acarrea pérdidas económicas significativas. Además, los costes de restaurar y fortalecer el sistema de ciberseguridad, por lo general, son altos.

Para evitar todos estos problemas, Auditech recomienda implementar soluciones en seguridad ofensiva que permitan anticiparse a los cibercriminales para prevenir las consecuencias de sus ataques.