Sociedad

Cómo mantener la línea en una rutina atareada

Cómo mantener la línea en una rutina atareada

Publicado: 1 de marzo de 2019 19:12 (GTM+2)

Es muy difícil mantenerse a tono con el ritmo de vida actual y al mismo tiempo cuidar nuestra figura y sobre todo salud. Es que muchas veces a la hora de comer sólo tomamos el primer bocado que se nos presenta en frente de la mirada y no recaemos sobre los peligros que eso puede tener sobre nuestra salud al mediano y largo plazo.

Sucede que ese es el principal peligro de una dieta poco balanceada y un estilo de vida que resulta sedentario. Es que la mayoría trabaja en una oficina o un lugar donde no tienen demasiado movimiento, e incluso aquellos que lo hacen suelen tener tramos cortos, o están horas y horas arriba del carro.

Todo esto suma e impacta en nuestro organismo, pronto notamos que de ser una persona atlética y que podía correr al menos algunos cientos de metros, ahora apenas si podemos movernos y tenemos algunos o varios kilos de más en nuestra cintura. La OMS y otros organismos internacionales advierten sobre la obesidad y sobrepeso, en particular en la infancia, donde somos más vulnerables y quizás donde se debe hacer más foco a la hora de replantearnos nuestra alimentación y estilo de vida.

El sedentarismo, sumado a la obesidad o sobrepeso, impactarán notoriamente en nuestra calidad de vida, empujándonos a enfermedades como la diabetes tipo 2 (adquirida por hábitos de vida), problemas cardiovasculares y hasta la posibilidad de un accidente cerebro vascular. Lo más curioso de todo, es que con modificar algunos pequeños aspectos de nuestras vidas, podremos evitar todas estas enfermedades tan dificultosas y llevar adelante un organismo más sano. Veamos qué podemos hacer:

Está permitido comer afuera o pedir comida

Modificar nuestros hábitos de alimentación no significa que no podamos solicitar un delivery o salir a comer algo por ahí. En la actualidad existen muchos delivery de comida saludable, tal como las variantes de sushi uramaki, temaki y nigiri, que contienen pescado y el esencial ácido graso omega-3.

Comida para el trabajo

La tentación de buscar comida poco saludable es muy alta si no cocinamos la noche anterior, o si nos olvidamos la comida. Es cuestión de hacerse algunos minutos y preparar algo saludable y tenerlo a la vista en el refrigerador, o bien dejarnos una nota en la puerta para no olvidarlo.

Usar una olla de cocción lenta

Si no se tiene tiempo no es una excusa para no cocinar, este tipo de ollas o electrodomésticos nos ayudan a sólo dejar los ingredientes en su recipiente y sólo ponerlos en una lanchera el día siguiente.

Tomar mucho agua

En el trabajo suele ser muy difícil hidratarse, pero está científicamente comprobado que consumir agua previo a las comidas o una fiesta laboral (donde se suele comer torta u otros productos poco saludables), nos ayudará a mantener el apetito a raya y no comer de más. Además, la deshidratación, incluso en días fríos, es muy peligrosa para nuestro sistema renal.

Adelantar comidas

En familia o solos, cocinar suele ser una experiencia que podemos hacer divertida. Podemos poner algo de música o preparar los ingredientes mirando una serie, el tiempo se nos pasará volando. Luego cocinamos en grande y guardamos porciones para toda la semana.

Caminar y hablar

Una muy buena idea es encontrar un compañero de caminata y salir a tratar de conseguir unos 10.000 pasos diarios. Claro que si alguna vez esa persona no puede salir, podemos usar unos auriculares y charlar con alguien por teléfono.