Sociedad

Servicios de podología para mantener los pies sanos durante el Estado de Alarma

Servicios de podología para mantener los pies sanos durante el Estado de Alarma

Publicado: 17 de abril de 2020 17:44 (GTM+2)

Los podólogos mantienen su actividad durante el Estado de Alarma decretado en nuestro país por el coronavirus, reinventándose y ofreciendo consultas a domicilio para que los pacientes puedan mantener sus pies sanos durante el confinamiento.

 

El pasado sábado 14 de marzo se decretó el Estado de Alarma en nuestro país con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus, lo que hizo que desde ese día todos los servicios que no fueran de primera necesidad debían cesar su actividad hasta que se pudiera volver a la normalidad.

Algo que no afectó a los podólogos, puesto que la podología se entiende como un servicio de primera necesidad, ya que cumplen con una función indispensable para todas aquellas personas con problemas en los pies.

Pero dado que los españoles tenemos prohibido salir a la calle, la actividad se ha visto muy perjudicada, lo que ha hecho que los podólogos hayan tenido que reinventarse para que los pacientes puedan mantener sus pies sanos durante el confinamiento por coronavirus.  

Así nos lo cuenta un podólogo en Málaga de la Clínica del Pie “La Malagueta”, que afirma que han lanzado nuevos servicios para mantener la atención podológica en tiempos de coronavirus, como la posibilidad de que los pacientes reciban la atención de un podólogo en sus domicilios o de mantener una consulta online gratuita mientras permanezca el Estado de Alarma.

Servicios en los que, por supuesto, cumplen con todas las medidas de seguridad e higiene pertinentes que ha establecido el Gobierno para prevenir y evitar el contagio del virus.

El servicio de podólogo a domicilio en Málaga es uno de los más demandados, debido a que la gente tiene miedo de salir a la calle y prefieren ser atendidos en sus viviendas particulares. Un servicio inicialmente pensado para personas con problemas de movilidad reducida, pero que en tiempos de coronavirus, se ha convertido en la mejor solución para atender a los pacientes.

El otro servicio estrella de las clínicas de podología durante el Estado de Alarma está siendo la consulta podólogo online, a través de la cual se puede atender a los clientes de la misma forma que siempre, pero evitando desplazamientos y evitando posibles contagios. Además, en la clínica La Malagueta ofrecen la consulta online gratuita a sus pacientes, poniendo su particular granito de arena en estos tiempos difíciles que nos está tocando vivir.

¿Tiene relación el COVID-19 y las erupciones en los pies de niños y adolescentes?

Desde que comenzasen los primeros contagios en nuestro país, se han registrado numerosos casos de contagio por COVID-19 en personas que presentaban diferentes erupciones en los pies, principalmente niños y adolescentes, lo que ha llevado al Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos a iniciar un registro de dichos casos.

Dichas lesiones en los pies se caracterizan por ser lesiones similares a las provocadas por enfermedades como la varicela, los sabañones o el sarampión, que aparecen principalmente en la zona de alrededor de los pies, que se acaban curando sin dejar rastro, y que tienen un característico color púrpura.

Dado ha pasado muy poco tiempo que desde que se tuvo conciencia de los primeros casos, todavía no podemos decir que sea una evidencia científica, pero sí que hay que estar muy atentos, ya que en caso de confirmarse, dichas erupciones en los pies podrían ser un claro signo para identificar posibles contagios por coronavirus.

Aun así, desde el Consejo de Ministros se trata de tranquilizar a posibles afectados y especialmente a los padres de hijos afectados, puesto que las lesiones son totalmente benignas, y no hay de qué preocuparse más allá de estar atentos y tomar las precauciones necesarias en caso de que se pueda tratar de un contagio por coronavirus.

Para ello hay que prestar atención al resto de síntomas característicos en los contagiados por COVID-19, como la tos seca, la fiebre alta, los problemas para respirar, los problemas intestinales o la pérdida de sabor u olfato entre otros.