Sociedad

Consejos útiles para tener uñas saludables, fuertes y en tendencia

Consejos útiles para tener uñas saludables, fuertes y en tendencia

Publicado: 27 de mayo de 2020 16:48 (GTM+2)

Las manos son el reflejo del alma, así decían las abuelas y no dejan de tener razón. Entonces las uñas son las que proyectan nuestra personalidad. Mantener nuestras manos arregladas dice mucho de nosotras como mujeres. Llevar las uñas cortas, medias o largas, decoradas con coloridos diseños o con un color neutro, dependerá de los gustos, pero la premisa es tenerlas saludables y con el estilo que más nos encante.  

La moda no deja escapar nada y son muchos los tipos y formas de uñas que se han impuesto en los últimos tiempos. Una de estas son las uñas gel decoradas. Una tendencia que ha recorrido un largo camino, que ha afrontado importantes transformaciones, pero que se niega a morir. Tanto así que las famosas se dejan ver con las creaciones más exóticas para proyectar personalidad y empatía. 

Tener unas uñas bonitas y finamente decoradas requiere, en la mayoría de los casos, de la pericia de especialistas que tengan dominio de la técnica y que además, cuenten con el don artístico de realizar decoraciones originales y creativas

Sin embargo, hay consejos útiles que puedes practicar para tener unas uñas saludables, fuertes y que solo con una capa de gel y un poco de imaginación puedas contar con un estilo delicado y hermoso. 

Lo primero que debemos tener presente es que de nada vale lucir una gran decoración en nuestras uñas si estas no están sanas. Así que empecemos por reconocer la salud en ellas. 

¿Cuáles son los signos de unas uñas sanas o enfermas?

  • El color blanco con destellos rosados es la señal de una placa de uña en buen estado
  • Las cutículas protegen las uñas, por lo tanto no debes cortarlas
  • Las uñas y las puntas blancas deben tener un buen tamaño
  • Una bonita sección blanca que tiene forma de media luna debe verse en la base de la uña. 

Por el contrario, las uñas que están enfermas puede deberse a: 

  • La falta de vitaminas, que las hace verse resecas y quebradizas. 
  • Algunas manchas blancas que aparecen en la base puede significar que las muerdes mucho
  • Los cursos horizontales que aparecen son reflejo de estrés
  • La piel enrojecida alrededor se presenta al maltratar la cutícula
  • Las uñas que tienen una forma parecida a la de una cuchara indican falta de hierro. 

El gel ayuda a proteger las uñas

Los expertos de la salud de la piel han afirmado que una capa de gel en las uñas proporciona un gran beneficio que muchos desconocen. Se trata de una protección o barrera especial contra la absorción de agua. 

Resulta que las uñas son como una esponja y absorben demasiada agua por ser porosas, por naturaleza. Esto trae como consecuencia que se suavice en extremo y se debilite, se pele o se rompa. 

Por otro lado, debemos acotar que una de las desventajas que presenta el procedimiento, es la exposición a la luz UV que se usa durante el proceso de secado, el cual puede actuar de manera negativa en nuestra piel. Pero esto no debe preocuparnos en exceso, ya que un consejo efectivo para evitar este tipo de riesgos es usar un poco de protector solar en las manos con un FPS de 30 a 50 y así, bloquear cualquier daño. 

También el mercado, consciente de tales exposiciones de riesgo, ha puesto a disposición de las usuarias, guantes especiales que solo dejan exponer las uñas, protegiendo el resto de las manos de estos rayos UV. 

Ahora que sabemos que el gel sí ayuda a protegerlas y que hay métodos efectivos para repeler cualquier tipo de riesgo durante el proceso, mencionamos la gran creatividad y expresión artística que hay detrás de quienes se dedican a este oficio y de las personas que apuestan a decir mucho a través de sus uñas. 

Para crear unas uñas en gel decoradas, se debe contar con algunos materiales. Estos son el gel claro o descolorido que es el que recibe la primera capa de pintura. El empujador de cutícula es vital para asegurar una perfecta fijación de la uña. El gel constructor es el que permite esculpir la forma de la uña y definir su tamaño; y los pinceles y moldes se encargarán de orientar el camino para conseguir los resultados más satisfactorios. 

Asimismo, la lima, pinturas semipermanentes y aceites protectores de cutícula asumen resto en cuanto a decoración y protección de las manos. 

Uñas sanas ¿Cómo cuidarlas?

Como ya hemos visto, la aplicación del gel se convierte en una capa protectora y estimula el crecimiento de nuestra uña natural. Al fin y al cabo, todas queremos tener uñas naturales fuertes y sanas. Para ello, es necesario seguir una serie de consejos: 

 

  • Mantén tus manos limpias: Esta es la base de todo. Debemos asegurarnos que tanto las uñas como la piel que las rodean estén libres de cualquier tipo de suciedad. Elimina restos de esmaltes y si es posible, utiliza un cepillo de dientes con cerdas suaves para lavarlas con agua y jabón. Esto no solo limpiará la suciedad que pueda estar acumulada, sino que servirá como tratamiento de exfoliación para remover piel muerta. 
  • Ten cuidado: Las uñas son delicadas. No las uses como palanca o cualquier otro tipo herramienta para abrir cosas. No solo corres el riesgo de partirlas y dañar tu reciente manicura, sino que puedes hacer que la placa se separe de la piel provocando, a parte de un intenso dolor, la posibilidad de que vuelva a crecer de forma irregular.
  • Córtalas con frecuencia: Esta es una recomendación que funciona tanto para las uñas como para el cabello. Ajusta su tamaño y estimularás un crecimiento más fuerte y constante. 
  • Ten una lima siempre “a mano”: Si llevas una rutina diaria ardua y te expones a algunos trabajos físicos o vas al gimnasio, estás más propensa a sufrir pequeños accidentes con tus uñas. Que se dañen en las puntas es común, por lo que tener una lima para protegerlas de cualquier tipo de aspereza es importante. Además, tener un borde que pueda lastimar tu piel no es para nada agradable. 

Protégelas con una capa de brillo: Las uñas también necesitan respirar, por eso se recomienda que, de vez en cuando, no apliques color. Solo protégelas con un poco de brillo y déjalas al natural por un fin de semana. Te lo agradecerán mucho y así estarán más preparadas para su próxima capa de decoración artística.