Economía

Indemnizaciones por atropello, todo lo que hay que saber

Indemnizaciones por atropello, todo lo que hay que saber

Publicado: 21 de enero de 2021 18:34 (GTM+2)

Se trata de situaciones más comunes de lo que parece, ya que, en cualquier momento se puede dar un atropello en la carretera o vía urbana, ya sea directamente a un peatón o incluso a un ciclista o motorista. Para garantizar los mejores resultados, una buena opción es contratar los servicios de expertos profesionales en esta rama del derecho.

Aunque a nadie le gusta verse en esa situación, lo cierto es que un atropello puede darse en cualquier momento y es entonces cuando hay que ponerse manos a la obra para solicitar la indemnización que corresponda. El principal problema en estos casos, más allá de los daños físicos o materiales que se puedan ocasionar, es que en muchas ocasiones no siempre las dos partes están de acuerdo con lo ocurrido. Entonces, surge una controversia que, finalmente, solo los profesionales pueden solucionar.

En este sentido, hay que decir que en la actualidad en España, hay un gran número de abogados accidentes de trafico que pueden ayudar para conseguir las mejores indemnizaciones. Si bien es cierto, cualquier abogado puede ser bueno, pero en este caso, hay que destacar a los abogados de Barcelona RDI Abogados. Estos expertos en la materia, ofrecen un servicio completo, tanto de asesoramiento como de seguimiento del caso, iniciando el trámite que proceda para obtener la indemnización que corresponda. Además, cuentan con el añadido de que no cobran nada por sus servicios, hasta que el caso finalice por completo y se sepa finalmente cuál es la cantidad a percibir por el indemnizado.

En este sentido, los abogados suelen llevar a cabo trámites en función de tres casos de accidentes principales. O bien accidentes de tráfico, también accidentes si se es pasajero en un transporte público y como no, por atropello, independientemente de si ha sido como peatón o con otro medio de transporte, siendo lo habitual las bicis o las motos.

Pasos para solicitar una indemnización

Para poder solicitar una indemnización por atropello en las mejores condiciones, como ya se ha mencionado, es importante contar con profesionales que sepan llevar a cabo el trámite en cuestión. Aun así, no está demás conocer cuáles son los pasos habituales que se deben seguir para realizar este proceso con todos los detalles.

Comprobación del accidente

Lo primero que hay que hacer en estos casos es comprobar si el accidente que se ha ocasionado se puede reclamar realmente. Para saberlo, es importante rellenar el formulario específico para realizar dicha reclamación. En este documento hay que responder a algunas preguntas con el fin de recopilar todos los datos y dar a conocer cuál ha sido el desencadenante del accidente. En cualquier caso, para realizar esta reclamación hay que tener en cuenta factores como el plazo que hay para reclamar, si se han sufrido daños físicos o materiales o de quién ha sido la culpa.

Documentación

Por otro lado, a la hora de hacer una reclamación, es esencial asegurarse de que se cuenta con la documentación necesaria para realizarla. En este sentido, entre otros documentos, habría que aportar el parte de asistencia y de lesiones, los gastos o facturas que haya generado la situación o incluso si se ha estado de baja por el accidente. Cuantos más documentos se presenten, más posibilidades hay de conseguir la indemnización correspondiente.

¿Qué suele cubrir una indemnización por atropello?

En el caso de sufrir un accidente y haber sido atropellado, es importante saber qué es lo que cubre finalmente la indemnización solicitada. De esta manera, lo habitual es que cubra todas las lesiones que ha sufrido la víctima, al igual que asume los gastos por asistencia médica y medicamentos. De igual modo, se incluyen los costes del traslado y, en los peores casos, hasta del funeral si ha habido algún fallecido.

Hay que decir también que, según se bareme la gravedad de las lesiones, así la cuantía final de la indemnización será más o menos elevada. Las cifras menores suelen oscilar entre los 2.000 y 3.000 euros, mientras que, para los casos más graves, llegan a superar los 380.000.