Sociedad

Cómo solicitar ayuda domiciliaria para personas mayores

Cómo solicitar ayuda domiciliaria para personas mayores

Publicado: 17 de junio de 2021 18:27 (GTM+2)

¿Sabías que existe una ley que se encarga de regular la atención para todo tipo de personas que se encuentran en estado de dependencia? Esta es conocida como la Ley de Dependencia y existe desde finales del año 2006.

A quienes está destinada la Ley de Dependencia

Mediante esa ley, se puede acceder a un conjunto de prestaciones y servicios con el fin de lograr la autonomía de las personas, y también se puede acceder a todos los beneficios para una correcta atención y protección de las personas dependientes.

Existe un momento de la vida, en el que una gran parte de las personas mayores pierden su autonomía, y dependen de un servicio de asistencia y la ayuda a domicilio para personas mayores.

La Ley de Dependencia se encarga de ofrecer esos servicios y está destinada a personas mayores dependientes que poseen algún tipo de disfuncionalidad intelectual o física, así como también a los niños menores de 3 años que se encuentran en una situación problemática de dependencia.

El derecho a la promoción de la autonomía personal y la atención de personas, depende de una entidad que se conoce como Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), y es la encargada de regular las condiciones para que las personas mayores puedan acceder a este tipo de asistencia.

Uno de los requisitos importantes para acceder a los beneficios de esta ley, es contar con una residencia mínima de 5 años en el país, de los cuales 2 años tienen que ser anteriores a la fecha en la que se solicita este servicio.

Lo mismo sucede en el caso de los niños, en los que serán sus tutores legales, los que tendrán que cumplir con esa cantidad de años de residencia.

Trámites para solicitar ayuda domiciliaria para una persona mayor

Para poder solicitar los beneficios que esta ley puede ofrecer a una persona mayor con dependencia, el primer paso será acudir al centro de salud en el que le atiendan normalmente, o bien, a los Servicios Sociales Municipales, ya que estos ofrecerán el contacto de un trabajador social que dará toda la información necesaria para la iniciación de los trámites.

Si bien la misma persona que se encuentra en situación de dependencia puede realizar todo este trámite, también puede realizar esta solicitud un familiar, un representante legal, o directamente este trámite puede ser llevado a cabo por un trabajador social de la Administración Pública.

Para poder tramitar de forma correcta la solicitud de ayuda, la persona se tiene que encontrar en situación de dependencia. Existen distintos grados de dependencia establecidos previamente, y todas las personas que se encuentren dentro de estos parámetros, tendrán la posibilidad de realizar esta solicitud.

Para que esta solicitud sea efectiva, se tiene que realizar en la misma comunidad autónoma en la que la persona dependiente resida.

Estos puntos son los más importantes, pero también pueden estar sujetos a variaciones, dependiendo de la comunidad autónoma, por lo que siempre es recomendable informarse sobre los distintos requisitos.

Documentación habitual para solicitar este trámite

En el caso de que el dependiente cuente con un tutor o representante legal, este tiene que acreditar que representa a la persona mayor dependiente, además de presentar una fotocopia del DNI del solicitante.

Además, se debe presentar certificado de empadronamiento, última declaración de la renta o un documento que acredite las rentas que se hayan recibido, y el informe social que hayan realizado los servicios sociales correspondientes.

Aparte, el informe de salud de la persona mayor, compuesto por distintos tipos de datos, como los diagnósticos médicos relacionados con la realización de las actividades básicas de la vida cotidiana.

Una vez presentada toda esta documentación y que se haya concretado la presentación de la solicitud, se debe esperar a que se pongan en contacto con la persona dependiente por parte de la Administración Pública.

Estos serán los encargados de fijar una fecha para acudir al domicilio de la persona, de forma que realizarán una valoración. El resultado de esta valoración es una resolución, la cual determinará los alcances de los servicios y las prestaciones que le corresponden a esa persona, teniendo en cuenta el grado de dependencia que pueda presentar.

Entre los servicios más importantes, la atención domiciliaria ofrece ayuda para comer y apoyo para el aseo y el cuidado personal, así como apoyo para la movilización dentro del hogar y supervisión de la medicación.

Las personas en estado de dependencia cuentan con un apoyo legal para una mejor calidad de vida y esta se puede solicitar fácilmente.