Sociedad

Trucos y consejos para mantener una correcta higiene dental

Trucos y consejos para mantener una correcta higiene dental

Publicado: 5 de agosto de 2021 23:56 (GTM+2)

Una sonrisa sana no sólo beneficia a tu boca. También te ayuda a conseguir una mejor salud física y bienestar mental. La buena noticia es que una boca sana es fácil de conseguir si se le prestan los cuidados diarios necesarios.

En este artículo encontraras algunos artículos y consejos que nos proporcionan desde Dental Oris, una clínica dental en Zafra referencia del sector a nivel nacional.

Dos minutos dos veces al día

Cepillarse los dientes con un dentífrico con flúor durante dos minutos a última hora de la noche y después del almuerzo es fundamental para mantener una buena salud bucal.

El cepillado diario es importante porque elimina la placa. Si la placa no se elimina, sigue acumulándose y alimentándose de los trozos de comida que quedan, provocando caries y enfermedades de las encías como la periodontitis o la gingivitis.

Habituarse a la limpieza interdental

Existe una costumbre general en cuanto a que el cepillado se tiene que realizar antes de usar el hilo dental, pero en realidad no debería ser así. Las investigaciones demuestran que la limpieza interdental antes del cepillado es la mejor manera de limpiar nuestros dientes de forma eficaz.

La acción de limpiar entre los dientes, utilizando el cepillado interdental, la seda dental o el hilo dental, desprende las bacterias y los restos de comida de entre los dientes. Esto permite que el cepillado sea mucho más eficaz a la hora de eliminar la placa.

Los estudios demuestran que los que se limpian interdentalmente antes de cepillarse los dientes quedan con la boca mucho más limpia que los que lo hacen después.

El uso de cepillos interdentales o de hilo dental es una parte fundamental de cualquier rutina de salud bucal.

Escupir y no enjuagar

Después de cepillarnos los dientes, debemos escupir la pasta de dientes. En este punto podemos tener la tentación de enjuagarnos la boca, pero si lo hacemos, estaremos eliminando el flúor que sigue ayudando a proteger los dientes.

El flúor es el ingrediente más importante del dentífrico. Ayuda en gran medida a la salud bucodental al fortalecer el esmalte de los dientes, haciéndolo más resistente a la caries.

Escupir el exceso de pasta y no enjuagar asegura que el flúor que se encuentra en la mayoría de los dentífricos permanecerá en los dientes y seguirá siendo eficaz.

Usa un enjuague bucal con flúor

Puedes dar un impulso a tu salud bucal utilizando un enjuague bucal con flúor, ya que ayuda a limpiar la boca de residuos. También puede ayudarte a impedir que la placa se acumule en las encías, entre los dientes y en la superficie de estos entre un cepillado y otro.

El enjuague bucal también puede ayudar a refrescar nuestro aliento al eliminar las bacterias asociadas al mal aliento. Utiliza un enjuague bucal con flúor a diario como complemento del cepillado dos veces al día, pero no como sustituto.

Cuidado con los tentempiés

Lo que comemos puede tener una gran influencia en nuestra salud bucal. Picar de vez en cuando puede parecer inofensivo, pero en realidad puede hacer más daño del que crees, sobre todo si tomas alimentos y bebidas azucaradas.

Muchos de nosotros somos culpables de saltarnos las comidas con regularidad y, en su lugar, consumir tentempiés azucarados.

Es mucho mejor para nuestros dientes y nuestra salud en general que hagamos tres comidas al día en lugar de tomar tentempiés para pasar el día. Intenta mantener una dieta sana y equilibrada y, para nuestros dientes, es importante evitar el azúcar siempre que podamos.

Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde

Cualquier momento es perfecto para evaluar tu salud bucodental, mejorar tu rutina y ayudar a los demás en tu casa a hacer lo mismo.

En el caso de los niños, nunca es demasiado pronto para aprender la importancia de una buena salud bucodental y cómo conseguirla. Existen fantásticos recursos que pueden ayudar a proporcionar una educación oral adecuada a los más pequeños, sólo tienes que consultar con tu dentista infantil de confianza.

Por otra parte, si tú o alguien que conozcas ha adquirido algunos malos hábitos, nunca es demasiado tarde para hacer un cambio positivo y mejorar su salud bucodental.

Y recuerda, la principal medida de protección de tu salud bucodental es una visita al dentista cada 6 meses para revisión.