04 de febrero de 2023
Síguenos: Facebook Twitter
Artículo

¿Por qué instalar placas solares en Sevilla?

¿Por qué instalar placas solares en Sevilla?

Miguel Ángel Olimpo - 9 de diciembre de 2022

La utilización de paneles fotovoltaicos combina un recurso infinito con tecnologías versátiles, silenciosas y eficientes. La energía solar posee múltiples ventajas, entre ellas el autoconsumo y la posibilidad de ser usada en cualquier lugar. Dichas ventajas están destinadas a aumentar en el futuro, es un hecho.

La tierra tiene en el sol su principal fuente de energía. Es la más potente e investigada, así como una de las protagonistas indiscutibles del cambio energético. España es uno de los países que recibe más luz solar. Y en particular, Sevilla registra unas 3.526 horas de luz anuales. Por tal motivo, instalar placas solares en Sevilla ofrece muchos de los beneficios de la energía solar. Entre los que se encuentra una actitud más amigable con el planeta y una inversión que ahorrará dinero en las facturas de gas y electricidad.

En otras palabras, los beneficios son similares a diferentes fuentes de energías renovables. El más significativo es el de la prevención del cambio climático: la captación y el aprovechamiento de los rayos solares nos permite minimizar la dependencia de los combustibles fósiles, eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero y alcanzar gradualmente la autosuficiencia energética.

Ventajas de la energía solar

Es inagotable y renovable

Es cierto que la estrella amarilla que dio nombre al sistema solar no sobrevivirá para siempre. Después de 4.000 o 5.000 millones de años, abandonará su secuencia principal y se volverá inestable.

Sin embargo, en los horizontes temporales que interesan, el sol simboliza una fuente de energía inmutable y, de hecho, ilimitada: está y estará siempre ahí, día tras día, año tras año.

Además de ser una presencia constante, la energía solar que llega a la tierra es también abundante. Si la tierra fuera un disco plano orientado hacia el sol, recibiría hasta 1377 vatios por metro cuadrado de energía radiada.

Está en todas partes

Puede parecer poca cosa, pero el hecho de que el sol ilumine todos los lugares de la tierra, con mayor o menor intensidad, supone una doble ventaja.

En primer lugar, la energía solar puede captarse en cualquier lugar del mundo, incluso donde faltan infraestructuras y conexiones: en lugares aislados, rurales, remotos o de difícil acceso, el sol es siempre una buena alternativa.

Como extensión del concepto anterior, la energía solar puede ser aprovechada a escala hiperlocal, incluso por un solo individuo para su consumo personal. Pensemos en los paneles fotovoltaicos que se colocan en los tejados.

En retrospectiva, muchas otras fuentes renovables no tienen la misma opción o no pueden utilizarse de forma tan sencilla. Los rayos del sol pueden transferirse con facilidad luego de ser convertidos en energía eléctrica.

Esto significa que se pueden organizar producciones masivas en grandes plantas, posiblemente aprovechando las zonas de la superficie terrestre con mayor irradiación solar, como el cinturón ecuatorial.

Puede combinarse

Las instalaciones fotovoltaicas generan energía sobre todo en las horas centrales del día, pero con sistemas de almacenamiento más eficientes, con mayor capacidad y fiabilidad se pueden regular mejor las disparidades entre la demanda de energía y la oferta natural del sol.

Independientemente de las diferencias entre países, en general, la energía solar (sobre todo si se adquiere mediante tecnología fotovoltaica) puede suministrarse directamente a la red eléctrica.

Esto permite la creación de realidades como las comunidades energéticas y permite a los residentes y a las empresas vender el excedente de energía producida en el mercado, garantizando no solo el ahorro sino también el dinero.

Pero también tiene un beneficio social, ya que esta energía puede ser utilizada directamente por poblaciones de zonas del mundo que antes no tenían acceso a las redes eléctricas tradicionales, como África.

Crea empleos verdes

La energía solar es la fuente de energía verde que más puestos de trabajo genera para promotores, constructores, instaladores y mantenedores de plantas.

Aprovechar al máximo este potencial significa dar un nuevo impulso a la economía y supone una oportunidad de inversión para particulares, empresas y gobiernos.

Según el informe del Job Creation During the Global Energy Transition to 100% Renewable Power System by 2050 publicado por ScienceDirect, en 2050, se crearán 22 millones de puestos de trabajo en todo el mundo solo en el sector fotovoltaico.