Comunicados

Cómo cobrar una deuda sin inconvenientes

Cómo cobrar una deuda sin inconvenientes

Publicado: 12 de julio de 2021 11:19 (GTM+2)

En el transcurso de nuestras vidas cotidianas nos enfrentamos constantemente con un sinfín de operaciones económicas muy variadas, en las cuales, les prestamos nuestros servicios o bienes en función de una contraprestación económica. Sin embargo, muchas veces el cobro de morosos puede resultar difícil y engorroso.

Cómo se puede reclamar una deuda

Desde una factura impaga por la prestación de un servicio, pasando por la renta de un alquiler hasta el pago en una compraventa, existen una multitud de instancias en las cuales es importante saber cómo cobrar una deuda y en qué casos se puede reclamar por una eventual falta de pago, tanto para particulares como para profesionales o empresas.

La inseguridad en este sentido puede provenir desde muchos lugares, pero lo cierto es que existen maneras de saber si a uno le corresponde una contraprestación económica y las alternativas de las que dispone para reclamar por ella. La más conveniente y eficaz de estas alternativas es la vía extrajudicial, puesto evita el desembolso en cuestiones legales.

Sin embargo, muchas veces esta vía no prospera. Puede ocurrir por muchos motivos, no necesariamente por la falta de capacidad de pago, sino por no percibirse una obligación con la persona. En estos casos, es necesario costear ciertos gastos de índole jurídica y contratar a abogados especializados en la materia, lo que puede encarecer tanto al proceso que el cobro mismo de la deuda deja de tener sentido.

Asistencia profesional y servicio de cobro de deudas

Existen agentes especializados en el cobro de morosos, los cuales se encargan de la ejecución total del proceso de cobro desde la forma más simple hasta la más complicada y engorrosa. Estos operan según el modelo de comisión, por lo que perciben un pago porcentual sobre el monto total solo en caso de que la operación sea completada exitosamente.

Al tratarse de una alternativa para la que no se requiere de un desembolso inicial, es la que más se recomienda. En la mayoría de los casos, es la única alternativa frente a la posibilidad de no poder realizar el cobro o que su ejecución supere el monto pretendido. Estos agentes ofrecen asesoría gratuita y cubren los gastos judiciales, de haber alguno, y no representa ningún otro gasto.

Por lo general las empresas del sector disponen de plataformas web en las cuales uno puede realizar las solicitudes y constatar las condiciones del servicio o incluso comunicarse con un representante de la empresa. Según la media del rubro, estos pueden ayudar a realizar el cobro de una deuda en un plazo de 90 días, con una tasa de éxito de alrededor del 90 %.

Al realizarse de manera online, la persona no debe preocuparse más que por comunicarse con alguna de estas empresas. Las condiciones del servicio suelen ser flexibles y contemplar las necesidades del solicitante, especialmente en casos sensibles o de urgencia, y este puede rescindir su contratación en cualquier momento —exceptuando aquel en el que se haga efectivo el cobro de la deuda—.

 

El cobro de morosos es un arte esquivo que requiere de experiencia y paciencia; es por eso que los profesionales que se encargan de representar a acreedores y particulares prefieren resolver los conflictos de manera extrajudicial, lo que arroja excelentes resultados sin desembolsar ningún pago por adelantado.