Nacional

El Gobierno planea revisar el Concordato y hacer que la Iglesia pague el IBI

El Gobierno planea revisar el Concordato y hacer que la Iglesia pague el IBI

Publicado: 23 de junio de 2018 08:18 (GTM+2)

Pedro Sánchez

Pedro Sánchez

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene ya sobre la mesa un plan para modificar el Concordato firmado con la Iglesia en 1979, que concedía ventajas fiscales y acceso a inmiscuirse en asuntos jurídicos, la enseñanza y la cultura o las Fuerzas Armadas.

El objetivo del nuevo ejecutivo es modificar este acuerdo con la Iglesia para adaptarlo a lo que dice nuestra constitución, que supuestamente somos un estado laico. En la oposición, los socialistas ya se mostraron partidarios de acometer unos cambios que serían históricos para el país y ahora tienen la posibilidad de llevarlos a término.

La intención de Sánchez es modificar un acuerdo con el Vaticano que es único en Europa, ya que ningún otro país lo tiene. Ello significaría someter a revisión los cuatro acuerdos firmados en enero de 1979: el relacionado con asuntos jurídicos, el de enseñanza y cultura, el de asuntos económicos y el de asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas y el servicio militar de los clérigos y religiosos.

El Gobierno de Sánchez se está inspirando en una propuesta del PSOE que exige el mismo tratamiento fiscal para la Iglesia que para el resto de las instituciones. El nuevo Ejecutivo no pretende poner fin a la exención del IBI para la Iglesia católica u otras instituciones, sino que los lugares que no son de culto y que son gestionados por estas religiones paguen de forma efectiva un impuesto que está gestionado conjuntamente entre la Administración del Estado y los diferentes ayuntamiento.

Según fuentes cercanas al Gobierno citadas por La Información, la exención del IBI a lugares que no son los propios templos (parroquias o mezquitas) excede los términos del Concordato con la Santa Sede. Concretan que determinadas casas parroquiales, abadías, colegios, hospitales o polideportivos que gestiona la Iglesia no son lugares de culto y que, por tanto, tendrían que pagar el correspondiente impuesto de bienes inmuebles.