Nacional

Competición de mentiras entre las derechas de Rivera y Casado sobre inmigración

2 de agosto de 2018

Escrito por:

Competición de mentiras entre las derechas de Rivera y Casado sobre inmigración

Albert Rivera y Pablo Casado están compitiendo a ver quién tiene el mensaje más alarmista y xenófobo respecto a la inmigración llegando a mentir a la población por un puñado de votos.

Ambos líderes de la derecha española se han dado una vuelta por la valla de Ceuta, donde se han hecho fotos y han llegado incluso, Pablo Casado con una media sonrisa, a estrechar las manos de algunos inmigrantes que no sabían ni quienes eran. Allí ambos nos han alertado de unas supuestas “llegadas masivas” por el, según ellos, el supuesto “efecto llamada” del Acuarius.

Pero la realidad les tira por tierra el discurso rancio y peligroso que recorre Europa y que lidera Mateo Salvini, vicepresidente y ministro del Interior de Italia.

Las personas que se juegan la vida en una patera llevan muchos meses e incluso años viajando para llegar a Europa con lo cual la mentira del efecto llamada del gobierno de Pedro Sánchez de nuevo queda desenmascarada.

En el año 2018 todavía no se han superado los niveles de afluencia de los años 2016 y 2017 según los propios datos que facilita el Ministerio del Interior.

Entonces gobernaba M. Rajoy, y Casado sacaba pecho de las políticas migratorias de su jefe cuando recibimos medio millón de inmigrantes en 2017. De esas 500.000 personas que llegaron con Rajoy, 367.000 se fueron de España para ir al resto de Europa y un poco más de 150.000 se quedaron en nuestro país.

Esa cifra no eran una “invasión” como ahora clama la derecha en busca del voto racista y xenófobo.

El 90% de la inmigrantes que llegan a España lo hacen en avión, con el pasaporte en la mano, su visado y dinero en efectivo o tarjetas de crédito. Tras esta comprobación en aduana se quedan en España.

La mayoría proceden, por este orden, de Venezuela, Colombia, Italia, Marruecos, Honduras, Perú, Brasil, República Dominicana y Argentina, curiosamente países todos con los que compartimos un pasado histórico y cultural común de siglos, con lo que el discurso xenófobo de que vienen a cambiar nuestra cultura y sociedad es mentira.

Para empezar porque España siempre ha sido mestiza desde sus orígenes. Es uno de los países que ha recibido más influencias y personas de otras partes del mundo, al que han llegado otros pueblos y otras culturas, y como producto de ello tenemos nuestro inmenso legado y patrimonio cultural.

Además, en contra de lo que se dice en tertulias televisivas y radiofónicas de la ultraderecha, la mayoría son personas con mayor nivel de educación que la media de sus países de origen y vienen a trabajar.

Además, los inmigrantes aportan más fondos a España de lo que reciben con lo cual la mentira de que nuestro Estado de Bienestar está en peligro se cae por su propio peso. Así lo demuestra un estudio de La Obra Social de “La Caixa” que coincide con otros estudios europeos del mismo tipo. En el informe se detalla que los inmigrantes ayudan a mantener las pensiones públicas y dan al Estado 5.500 millones de euros en impuestos además de activar la economía, generar crecimiento y aumentar la renta per cápita, como ocurre en otros países.

En cuanto a la criminalidad no se ve afectada a pesar de los discursos populistas que recurren al miedo, es más, desciende. Alemania, el país de Europa que más inmigrantes y refugiados acoge ha visto como sus niveles de criminalidad ha descendido a niveles de hace 25 años, del año 1993.