Hallan muerto a un piloto de Ryanair en el Aeropuerto de Málaga

Según los primeros datos de la investigación el hombre de 45 años se habría suicidado

Hace unos días fue hallado en el parking para empleados del Aeropuerto Internacional “Pablo Picasso” de Málaga el cuerpo sin vida de un Comandante de la aerolínea irlandesa Ryanair. El cuerpo sin vida del piloto fue descubierto por los miembros de los servicios de vigilancia del aeropuerto en el interior de su coche. El piloto, de 45 años de edad, se llamaba Jouke Schrale, llevaba fallecido en su coche al menos 24 horas y llevaba volando en Ryanair unos 10 años, según reporta el medio británico The Sun.

El Comandante Jouke Schrale debía de haberse presentado el pasado viernes a uno de sus vuelos que tenía salida a las 08:30 de la mañana desde Málaga con destino a Bruselas. Sin embargo, Jouke Schrale jamás se presentó al vuelo.

La aerolínea, al no localizarlo, sacó a uno de los pilotos de imaginaria (pilotos de reserva por si hay que sustituir a un compañero enfermo o de baja) para cubrir el puesto del Comandante Schrale. Por ese motivo, el vuelo de Ryanair Málaga-Bruselas tuvo un retraso de varias horas.

El Comandante Schrale era famoso entre sus compañeros por no haber llegado tarde nunca ni a un solo vuelo de todos los que había realizado con Ryanair y era un piloto 100% disciplinado y puntual.

El piloto era de origen holandés y convivía con su pareja belga, de nombre Jessica, en la localidad malagueña de Mijas. Actualmente, la compañía aérea de bajo coste Ryanair, está viviendo momentos complicados laborales en lo que se refiere a las relaciones con sus empleados y con sus tripulaciones de vuelo.

Conflictos con sus contratos laborales, con los derechos de cotización, problemas de explotación laboral o de sueldos y huelgas de pilotos y auxiliares de vuelo, son los principales frentes abiertos de Ryanair. Y las presiones a los trabajadores dentro de la compañía, son más que demostrables y evidentes.

Los pilotos vuelan bajo presión, además de que esperan una nueva huelga en los próximos días de Agosto. Por su parte, y tras la huelga reciente, los tripulantes de cabina de pasajeros están amenazados por la propia compañía tras haber apoyado una huelga que Ryanair no comparte. Y fue tal la presión, que entre amenazas de despido y guerras internas, se prepara el despido de unos 300 trabajadores de la aerolínea como castigo por la última huelga de trabajadores.

Historial de suicidios en Ryanair

No es la primera vez que el suicidio está presente entre las tripulaciones de Ryanair. Según sostiene en su web el experto Iván Castro Palacios esto indica que lo que está haciendo Ryanair como compañía afecta y mucho a la estabilidad de sus pilotos y de sus auxiliares de vuelo. Uno de los casos más recientes y famosos dentro de la compañía fue el caso del piloto Paul Ridgard en el año 2011. Divorciado, con un hijo de 9 años, perdió a su padre y cuando tenía que asistir a su funeral, Ryanair le obligó ese mismo día a trabajar y a volar.

Ryanair le negó asistir al funeral de su propio padre. Tras este episodio, su madre cayó en una fuerte depresión y en la vida de Paul, todo se complicó por culpa de las presiones diarias de Ryanair sobre su persona. Al final, no encontró otra salida que cometer suicidio.

La REPAP (Ryanair European Pilots Association o Asociación de Pilotos Europeos de Ryanair) denunció este caso en su propia web y en internet pero Ryanair acabó obligando a Google a retirar esta serie de artículos sobre el caso y todo lo relacionado con ello y Google accedió. Sencillamente la información sobre este suicidio desapareció de la red.

Entre los auxiliares de vuelo existen varios casos de suicidio que, según diversas fuentes, fueron ocasionados por presiones de Ryanair sobre sus trabajadores y a causa de la disciplina y presión que a la compañía sometía a sus tripulantes de cabina. Se habrían suicidado en los últimos años, al menos 3 auxiliares de vuelo en el Centro de Entrenamiento de Ryanair en Hahn, en el Bishops Stortford y en el Aeropuerto Stanstead de Londres, en Reino Unido. Las presiones de Ryanair terminaron con la vida de estos tres auxiliares de vuelo.

Un caso muy conocido fue también el de un Comandante de Ryanair que, lamentablemente, sufrió la pérdida de su pequeño hijo de tan solo 3 años. Al igual que en la muerte del padre del piloto que antes comentamos, Paul Ridgard, a este Comandante se le negó la baja por su estado anímico y solo le dio libre el día del entierro de su hijo, obligándolo a volar al día siguiente. Por no perder su trabajo, este piloto aceptó. Y al día siguiente voló, qué casualidad más nefasta, con un copiloto que era su primer día en Ryanair y estaba comenzando. Cuando después del vuelo hicieron la aproximación final al aeropuerto de destino, que era Lisboa, el Comandante entró en crisis y a causa del fallecimiento de su hijo, le dio un shock que lo dejó fuera de combate y ajeno total al control de la aeronave. El copiloto, inexperto, tomó los mandos pero apenas pudo dirigir el Boeing 737 hacia una zona segura y entró de llenó en el área sensible de seguridad que rodea el Aeropuerto de Lisboa, causando un caos al atravesar sin autorización varias zonas de aproximación, llenas de aviones que salían o llegaban a Lisboa. La catástrofe estuvo más cerca que nunca pero milagrosamente no hubo ninguna colisión. Tras unos minutos el Comandante volvió en sí y lograron aterrizar de nuevo.

Desde la compañía añaden lo siguiente en declaraciones a Digital Sevilla:

“Lamentamos el repentino fallecimiento del comandante Jouke Schrale. Sus colegas en Málaga se encuentran en profundo shock por esta tragedia personal. Ofrecemos nuestras condolencias a su familia y amigos, a los que estamos proporcionando todo el apoyo posible. Respetamos, además, la petición de total privacidad que la familia ha realizado en este difícil momento”.

Los comentarios están cerrados.