Nacional

Catalá 'olvidó' mencionar que tenía una empresa que creó cuando era empresario del juego

Catalá 'olvidó' mencionar que tenía una empresa que creó cuando era empresario del juego

Publicado: 3 de octubre de 2018 09:36 (GTM+2)

Rafael Catalá y Mariano Rajoy

Rafael Catalá y Mariano Rajoy

Rafael Catalá, el ministro de Justicia del Gobierno de M. Rajoy, no detalló en su declaración patrimonial que tenía junto a su mujer la empresa Pocat Consultoría and Management S.L.

El actual secretario de Justicia y Administraciones Públicas del PP se le olvidó este pequeño detalle según aparece reflejado en el BOE.

Tras la publicación por el Gobierno de Pedro Sánchez de la declaración patrimonial de mil altos cargos y ex altos cargos de su Gobierno y del anterior ejecutivo del PP, están saliendo a la luz hechos muy curiosos.

En el patrimonio declarado de Rafael Catalá suceden extraños cambios de entidad de forma sucesiva:
Según publica Elplural.com, en septiembre de 2012, cuando era Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Catalá tenía un activo de 769.933 euros, 371.100 euros de lo cuales eran bienes inmuebles.

Tan solo 4 años después sorpresivamente su patrimonio mengua hasta los 105.610,46 euros. Tiene 7.140,23 euros en cuentas bancarias, sus acciones y participaciones en empresas suman 38.152,08 euros, tiene 66.143 euros en seguros de vida y 145.170,49 euros relativos a otros bienes.

Dos años más tarde, en su última declaración como ministro de Justicia, todo vuelve a cambiar ya que tiene 30.000 euros en la cuenta corriente, sus acciones han descendido a 19.800 euros y su seguro de vida ha pasado a cero.

A Catalá se despistó al no incluir en sus dos últimas declaraciones que tenía el 49,7% de Pocat Consultoría and Management S.L.

Esta empresa se creó en 2008 cuando Catalá era empresario del juego y dirigía Codere. A pesar de que su objeto social es “el asesoramiento, la consultoría y la tramitación documental” adquirió cuatro propiedades a través de la compañía, entre ellas una casa en una lujosa urbanización en Dénia junto a su correspondiente plaza de garaje.

Uno de los actos más escandalosos de Catalá, fue reprobado cuando era ministro por diferentes actuaciones, fue el dar, cumpliendo órdenes de Rajoy, el Ducado de Franco a la nieta del dictador antes de irse a un restaurante a comer y beber el día que los echaron del Gobierno.