Nacional

Un cabo que firmó un manifiesto antifranquista se enfrenta a la pérdida de destino y 30 días de arresto

Un cabo que firmó un manifiesto antifranquista se enfrenta a la pérdida de destino y 30 días de arresto

Publicado: 5 de febrero de 2019 10:37 (GTM+2)

Hitler y Franco

Hitler y Franco

Ante el manifiesto de apología de Francisco Franco y la justificación del golpe del 18 de julio de 1936 que firmaron 144 altos mandos, la mayoría jubilados, otros militares realizaron una declaración pública de “repulsa más absoluta” al dictador.

“No somos portadores de una moral superior, ni sostenemos ninguna sagrada herencia histórica. Nos debemos simplemente a la soberanía nacional que reside en el pueblo español”, afirmaron.

Según detalla EL PAÍS, los firmantes de este manifiesto antifranquista se han visto afectados por expedientes informativos e incluso disciplinarios, como en el caso de un cabo primero de Infantería de Marina.

El militar, afiliado de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), añadió las siguientes palabras de su cosecha:

“El silencio también humilla a las víctimas y nos convierte en cómplices de la barbarie y la traición”.

La instructora del expediente informativo califica esta declaración: “adhiriéndose y opinando sobre un manifiesto de contenido histórico y apolítico con respecto a las opciones políticas y/o partidistas actuales, sería encuadrable en la libertad de expresión del militar sin merecer reproche alguno. (…) En el momento actual, la figura del general Franco, fundamentalmente a raíz del traslado de sus restos, está generando un amplio y encendido debate político-social, con participación partidista, por lo que, de considerarse tal faceta en el debate abierto, con la adhesión y participación en el manifiesto colectivo con publicidad y uso de medios de comunicación social, se podría estar incumpliendo el deber de neutralidad política que obliga al militar y su imparcialidad de servidor público”. Por tanto, la instructora no cierra la puerta a una falta disciplinaria, o falta grave, por violentar la neutralidad política.

A pesar de que el cabo no ha confirmado que haya firmado el manifiesto, acogiéndose a su derecho a no declarar, la Armada le ha abierto un expediente disciplinario por falta grave, que podría acarrear un mes de arresto y pérdida de destino.

Se basan, además de otros precedentes, en la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso del capitán general Mena, que en la Pascua Militar de 2006 cargó contra el Estatuto de Cataluña.

Según su letrado “criticar a Franco no supone intervenir en el debate político ni tomar partido en favor de unas fuerzas políticas en contra de otras, ya que no existe hoy día en España ningún partido constitucional que pueda defender la figura del dictador” y además ni siquiera habla de la exhumación de la momia de Franco.

Por su parte, Defensa ha expedientado a cinco mandos militares en la reserva (retirados del servicio activo, pero aún sujetos al régimen disciplinario) que firmaron el manifiesto que hacía apología del dictador sin que se sepa que sanción alguna al respecto.