Nacional

Casado fue asistente del mediador Aznar en la venta de cuatro desaladoras al dictador Gadafi

Casado fue asistente del mediador Aznar en la venta de cuatro desaladoras al dictador Gadafi

Publicado: 7 de febrero de 2019 08:18 (GTM+2)

Casado y Aznar

Casado y Aznar

Ante la salida en tromba de la derecha y la ultraderecha política y mediática contra Pedro Sánchez y la figura del ‘relator’ que iba a tomar nota en una mesa de cuatro partidos catalanes es bueno recordar las ocasiones que en el pasado se ha usado.

Aznar hizo de mediador hace ocho años, entonces el joven Pablo casado trabajó como vocal y asistente de la oficina del expresidente.

Befesa, filial del grupo Abengoa, contrató en septiembre de 2010 a José María Aznar para que negociara la adjudicación de cuatro nuevas desaladoras con la Libia de Muamar el Gadafi.

Aznar se dedicaba a ganar dinero tras su apoyo a la guerra de Iraq que le habían abierto muchas puertas en todo el mundo, sobre todo en EEUU.

El expresidente se llevaba bien con el dictador libio por lo tanto era el personaje idóneo para conseguir el contrato de 950 millones de euros, sueldo de Aznar incluido.

Casado, hoy presidente del PP, era entonces el asistente de Aznar y recibía las comunicaciones entre su jefe y el dictador que acabó muerto tras el ataque de la OTAN.

Ahora Casado dice que “Gadafi no era considerado un dictador” entonces, un año antes de que se le derrocara y se le matara tras lincharlo.

Todo quedó en el olvido mediático gracias al empeño del PP hasta que Toni Cantó, diputado de C’s preguntó en la comisión parlamentaria que investigaba la financiación irregular del Partido Popular, formuló la siguiente pregunta a Aznar: “¿Cuál fue la participación del actual presidente del PP, Pablo Casado, en los negocios realizados por usted en Libia con el dictador Gadafi?”

Aznar, con su habitual malaje respondió: “Si me pregunta usted por el actual presidente del PP y qué tuvo que ver en unas actividades de asesoramiento empresarial en Libia, le tengo que decir que no tuvo nada que ver”.