Nacional

Piden SOLO dos años de cárcel para dos Guardias Civiles que intimidaron a los clientes de un bar

Piden SOLO dos años de cárcel para dos Guardias Civiles que intimidaron a los clientes de un bar

Publicado: 8 de febrero de 2019 06:49 (GTM+2)

Imagina que un policía de cualquier país decide entrar en un bar con un arma de fuego, retienes ilegalmente a los clientes con amenazas, los obligas a llevar a cabo acciones intimidatorias y vejatorias como meterse balas en la boca mientras cantas el "Cara al Sol", acosas sexualmente a la dueña del local llegándole a decir que "eres mía" y te piden solo dos años de prisión y otros dos años de inhabilitación por un presunto delito de coacciones haciendo uso abusivo de su cargo público.

Pues algo así es lo que supuestamente ha ocurrido y no en ningún país lejano, pasó en España y los protagonistas de esta historia son dos guardias civiles que, según detallan medios locales, se enfrentan a una pena de dos años de cárcel y otros dos años de inhabilitación por un presunto delito de coacciones haciendo uso abusivo de su cargo público en un bar de la localidad leonesa de Carrizo de la Ribera.

El fiscal relata los hechos explicando que sobre las 2.00 horas los agentes, estando de servicio, entraron en un bar mientras la propietaria recogía la terraza y quedaban pocos clientes dentro. Entonces, los acusados hicieron ostentación de su cargo y "dijeron que mandaban ellos".

En ese instante obligaron a los presentes a fumar y a apagar sus teléfonos y cerraron la puerta de bar diciendo que "de allí no se movía nadie". A continuación, siempre según el relato de la Fiscalía citado por medios locales, los agentes pasaron al interior de la barra, se sirvieron bebidas alcohólicas y pusieron música en el ordenador del local, concretamente el 'Cara al Sol'.

Mientras sonaba la melodía franquista sacaron sus armas reglamentarias y las colocaron encima de la barra, obligando a los clientes del bar a introducir balas en la boca y en sus bebidas.

Encima, uno de los dos acusados acosó a la dueña del bar, la intentó abrazar y le dijo "eres mía", según el testimonio. Finalmente, abandonaron el local sobre las 5:45 horas.

La defensa, alega que el relato de los hechos, tanto el llevado a cabo por la acusación particular como del fiscal, no se ajusta a la realidad. El juicio se celebrará el próximo 28 de febrero.