Nacional

Begoña Villacís ocultó una sociedad patrimonial con dos millones de euros en inmuebles

Begoña Villacís ocultó una sociedad patrimonial con dos millones de euros en inmuebles

Publicado: 19 de febrero de 2019 10:40 (GTM+2)

Begoña Villacís, portavoz de C's en Ayto de Madrid

Begoña Villacís, portavoz de C's en Ayto de Madrid

Begoña Villacís, candidata de C’s a la alcaldía de Madrid, ocultó durante tres años una sociedad patrimonial y profesional que llevaba junto a su marido.

Según publica el diario ABC, la concejal del Ayuntamiento de Madrid desde 2015, ha sido administradora solidaria de la empresa Iuriscontencia SL, desde febrero de 2007 hasta marzo de 2018.

En las declaraciones de 2015, 2016 y 2017, no lo reflejó según le exige la Ley de Transparencia. Finalmente, el año pasado, reconoció su papel de administradora de la sociedad e informó de su cese.

Según la candidata de Ciudadanos en Madrid fue un “error” no inscribir dicho cese en el Registro Mercantil, pero dice que mientras fue concejal y administradora solidaria del despacho Iuriscontencia SL no firmó ni hizo "nada" en nombre de la sociedad.

Begoña Villacís y su esposo, el abogado Antonio Suárez-Valdés, fundaron esta empresa en 2007 cuyo objeto social es el “asesoramiento jurídico a toda clase de personas, tanto físicas como jurídicas" así como la "construcción, promoción, rehabilitación, compraventa y arrendamiento de todo tipo de bienes inmuebles".

La líder de Ciudadanos en Madrid, utilizó esta sociedad para construir su casa en Villanueva de la Cañada, de 667 metros cuadrados, y comprar otros dos inmuebles junto a su marido. El valor de mercado de estas propiedades es de unos dos millones de euros.

Su marido, Antonio Suárez-Valdés, el 22 de mayo de 2015, dos días antes de las elecciones municipales y tres semanas antes de su esposa tomara posesión de su acta de concejal, inscribió en el Registro Mercantil una declaración de unipersonalidad de la sociedad.

Desde ese momento, el 100% de las participaciones sociales de Iuriscontencia era él. De esta forma, la candidata a la alcaldía de Madrid entregó sus participaciones a su esposo pero mantuvo su posición como administradora solidaria, lo cual tenía obligación de comunicarlo en su declaración de bienes y actividades.