Nacional

La Policía bajo el Gobierno de Rajoy intentó conseguir una copia de los discos duros de Bárcenas

La Policía bajo el Gobierno de Rajoy intentó conseguir una copia de los discos duros de Bárcenas

Publicado: 1 de abril de 2019 09:35 (GTM+2)

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy

La cúpula de la Policía bajo el Gobierno de Rajoy autorizó una operación para conseguir una copia de los discos duros de Bárcenas que fueron destruidos a martillazos de la sede de Génova del PP sin comunicarlo a ningún juez.

Según detalla EL MUNDO, esta operación ilegal fue uno de los principales objetivos de la operación Kitchen, organizada desde el Ministerio del Interior de Rajoy, para arrebatar al ex tesorero del PP de la información sobre la financiación ilegal en B del partido y grabaciones comprometedoras de sus peces gordos.

Durante dos años se intentó conseguir las imágenes de vídeo de grandes empresarios entrando en Génova 13 para dar dinero al partido y que la Policía da por hecho que Bárcenas las tenía.
Varios ex altos mandos policiales que participaron en dicha operación han detallado a EL MUNDO que mediante un robo ordenado “por el Ministerio del Interior”.

Según el diario, Andrés Gómez Gordo, inspector jefe de entonces, fue a visitar al Director Adjunto Operativo (DAO), para ofrecerle la posibilidad de conseguir este material peligroso para el PP.
Así lo corroboró Enrique García Castaño, uno de los comisarios intervinientes, en su declaración ante la Audiencia Nacional.

Según sus palabras y las de otras fuentes policiales, quien era el agente de Policía de máxima confianza de María Dolores de Cospedal propuso a la cúpula policial obtener estos discos duros gracias a la estrecha relación que mantenía con Sergio Ríos, el chófer de los Bárcenas.

Mientra oficialmente el operativo intentaba descubrir la fortuna del extesorero en el extranjero en verdad perseguía además para robar información sensible para el PP.

La familia de Bárcenas ha dicho sobre estos discos duros que son un “seguro de vida”. En ellos dijo el extesorero que había listados de donantes de dinero negro al partido y agendas que reflejaban las citas que mantenía con ellos con “detalles de las reuniones” y también “recibos de pagos con la contabilidad B” y otros documentos que probarían una financiación irregular y que son inéditos hasta la fecha.

Los Bárcenas llegaron a ser secuestrados por un sicario disfrazado de cura que pedía los pendrives que afectaban al partido del Gobierno de Rajoy.

Los investigadores preguntaron a Enrique García Castaño si Mariano Rajoy estaba al corriente y contestó que, «por una cuestión jerárquica, lo lógico es que lo conociera», dando por hecho que el partido tenía información sobre este asunto al más alto nivel.