Nacional

Un policía confiesa que asaltaron ilegalmente una casa de Bárcenas para conseguir información sensible del PP de Rajoy

Un policía confiesa que asaltaron ilegalmente una casa de Bárcenas para conseguir información sensible del PP de Rajoy

Publicado: 8 de abril de 2019 13:06 (GTM+2)

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy

Uno de los agentes que intervino en la Policía Política bajo el Gobierno de Rajoy actuando en la Operación Kitchen, ha confesado que asaltaron uno de las casas de los Bárcenas.

Según publica EL MUNDO, esta entrada ilegal se realizó sin mandato judicial en la vivienda del número 32 de la calle General Díaz Porlier de Madrid.

Aquel inmueble era conocido por estos policías como “el zulo” donde la familia del extesorero mantenían reuniones y guardaban información sensible sobre la financiación ilegal del PP.

El asalto se realizó gracias a Sergio Ríos, el ex chófer de Luis Bárcenas que fue sobornado con dinero público, con los fondos reservados.

Ríos informó de que en ese piso había pruebas sensibles y propició la entrada ilegal en el mismo facilitando las claves de la alarma.

La Fiscalía Anticorrupción ha declarado probado que “directivos de la Administración General del Estado y más concretamente del Ministerio del Interior" durante el Gobierno de Mariano Rajoy "abusaron de sus funciones" para "sustraer de algún lugar cerrado al que definen como el zulo" información comprometedora.

El policía ha declarado que no robaron documentación durante el asalto. Según fuentes próximas a Bárcenas confiesan al diario, en el inmueble de General Díaz Porlier se encontraban, entre otros documentos, manuscritos de Rosalía Iglesias. Entre ellos una relación aportada por EL MUNDO a la Audiencia Nacional en la que la mujer de Bárcenas detallaba el material comprometedor del que disponían en 2013 contra el partido.

En esta información se hablaba de “pagos en negro” por las obras en el domicilio particular del ex presidente Rajoy o a la existencia de una supuesta copia de los discos duros de Bárcenas que fueron destruidos por el PP a martillazos en la sede de Génova y que contenían datos inéditos de la caja B del partido.

El magistrado Manuel García-Castellón y Fiscalía Anticorrupción intentan averiguar en la operación Kitchen qué altos cargos del PP autorizaron un operativo que Fiscalía califica de "parapolicial" y que estuvo integrado por "efectivos policiales de gran consideración" con el único objetivo de "incautar y localizar la documentación".

En los últimos interrogatorios a los principales implicados les ha preguntado si Mariano Rajoy conocía de este operativo ilegal. Uno de los testigos ha dicho que por "por lógica y por una cuestión de jerarquía", debía conocerlo.

En esta operación se encuentran imputados los miembros de la antigua cúpula policial durante el Gobierno de Rajoy, el ex director adjunto operativo (DAO) Eugenio Pino y su equipo directo o el ex comisario José Manuel Villarejo, en estos momentos en la cárcel.