Nacional

Jubilados británicos reviven sus juergas de sexo, drogas y alcohol en las calles de Benidorm

Jubilados británicos reviven sus juergas de sexo, drogas y alcohol en las calles de Benidorm

Publicado: 1 de agosto de 2019 09:20 (GTM+2)

Una investigación realizada por el diario británico Daily Mirror señala que Benidorm se ha convertido en el destino donde jubilados del Reino Unido van a revivir las juergas de los años 70 y 80.
Sexto, drogas y alcohol, son los principales motivos para que miles de británicos viajen o residan en la Costa Blanca.

Ya llevaba décadas siendo un destino popular para los ciudadanos del Reino Unido pero lo que señala el reportaje es que ahora vienen jubilados a revivir viejas juergas ya que encuentran sexo y drogas en cada esquina.

Betty Thirlwall, residente en Benidorm de 66 años, declara al Mirror: “Tienes todo lo que puedas desear aquí: sol, mar y alcohol. A la gente le encanta”.

El rotativo recoge el testimonio de una mujer de Yorkshire de casi 60 años que se jacta de haber metido cocaína en su inhalador mientras lleva una camiseta con la leyenda “Coke Whore” (puta cocainómana).

Según el periódico Benidorm combina turismo familiar con zonas donde strippers bailan al aire libre y prostitutas ofrecen sexto a la vuelta de la esquina.

Marihuana, cocaína y éxtasis son ofertados durante todo el día en numerosos lugares de la ciudad, relata el Daily Mirror que detalla que el 11% de los habitantes proceden del Reino Unido, 2.305 residentes, y muchos de ellos eligieron este destino por su permanente estado de fiesta.

Espectáculos de cabaret con strippers vestidas como personajes de Star Wars son gratuitos y se ofrecen en clubes nocturnos.

Un británico dijo al diario tras ver este espectáculo: “Pensé que Benidorm iba a ser aburrido, no esperaba ver a Darth Vader teniendo sexo”.

En otra ubicación, en uno de los extremos de la calle Gerona, están situados los bares donde la mayoría de los británicos van a emborracharse por la noche. En esa zona, afirma el Mirror, se ofrecen drogas a plena luz del día frente a restaurantes familiares sin que la policía o los lugareños reaccionen ante ello.

“Todos los británicos se congregan aquí (Calle Gerona) mientras que todos los turistas españoles se quedan con el casco antiguo, así que siempre ha parecido que mientras no afecte a las familias españolas, los británicos pueden cuidar de sí mismos, eso no es nada nuevo”, afirmó otro británico al diario sensacionalista británico.