Ciencia

Desarrollan unos nanotubos que se 'comen' los microplásticos y los transforman en sustancias inofensivas

Desarrollan unos nanotubos que se 'comen' los microplásticos y los transforman en sustancias inofensivas

Publicado: 12 de agosto de 2019 10:18 (GTM+2)

Isla de plástico en el Pacífico

Isla de plástico en el Pacífico

Científicos de diferentes universidades australianas han desarrollado unas pequeñas "nanobobinas" capaces de descomponer microplásticos en el océano, lo cual podría ayudar a solucionar el grave problema de la alarmante contaminación de plásticos en los océanos.

Los nanotubos microscópicos de carbono parecen muelles o resortes y están recubiertos con nitrógeno y manganeso, que al interactuar con las nanobobinas generan moléculas de oxígeno altamente reactivas que atacan a los microplásticos.
Los microplásticos, fragmentos de plástico con un diámetro inferior a los 5 milímetros, se convierten con este proceso en sales inofensivas, dióxido de carbono y agua.

Según la investigación desarrollada, que ha sido publicada a finales de julio en la revista Matter, los productos resultantes del proceso no son ningún peligro para los microorganismos y podían actuar incluso como nutriente para las algas.

Los fragmentos plásticos se redujeron entre un 30% y un 45% en ocho horas en las pruebas realizadas en laboratorio con muestras de agua contaminada.

Mediante imanes, los nanotubos fueron retirados del agua con facilidad una vez terminado el proceso.

La contaminación por microplásticos tanto en aguas residuales domésticas como en los océanos se ha convertido en una amenaza potencial para la vida marina y para la salud humana, denuncia el estudio.
Se calcula que de las 14 millones de toneladas de plástico que se vierten a los océanos cada año, el 40 % son de un solo uso, según otro estudio publicado el pasado mes de mayo.

"Nuestro estudio actual aún se encuentra en una etapa de prueba de conceptos, a una escala de laboratorio", señala el coautor de la investigación, Xiaoguang Duan. Sin embargo "la prevención es siempre la mejor solución", añade, remarcando que este tipo de innovaciones no deberían verse como una excusa para aumentar la producción y el uso de plásticos no reciclables.