Caverna Mediática

Los fachas del ABC se pican con Netflix tras retirar su publicidad por un anuncio "homófobo"

Los fachas del ABC se pican con Netflix tras retirar su publicidad por un anuncio "homófobo"

Publicado: 4 de noviembre de 2019 16:51 (GTM+2)

El grupo Vocento, al que pertenece el diario ABC, ha comunicado hoy que la compañía estadounidense Netflix ha decidido retirar todas sus campañas de publicidad de los medios de la empresa.

Lo hacen, por la relación que el grupo de medios de comunicación mantiene con organizaciones de extrema derecha, en concreto, a los estadounidenses les molestó que publicaran junto con el periódico un libreto de la organización ultra Hazte Oir que fue tallado como "homófobo" por muchos.

El periódico acusa a Netflix de utilizar sus inversiones en publicidad para "influenciar" a los medios para que informen a favor de una determinada ideología.

A pesar de todo, reconoce que la empresa estadounidense "tiene todo el derecho del mundo a decidir dónde coloca su publicidad".

Por último, en el comunicado publicado por ABC aseguran que seguirán informando a sus lectores de noticias relacionadas con la plataforma de contenidos, y que por tanto la retirada de la publicidad no "hurtará" a los lectores de información relevante y veraz sobre los contenidos de Netflix.

Se han picado

Curiosamente, no han tardado ni unas horas en romper esa promesa hacia sus lectores publicando un curioso artículo en el que cargan de forma falaz contra la plataforma de contenidos informando sobre un (seudo)estudio que ni siquiera es actual, ya que fue publicado hace varios meses.

"Media hora viendo Netflix genera las mismas emisiones que conducir durante 6 kilómetros", con este contundente titular, uno de los medios más críticos con las políticas a favor del medio ambiente que propugnan los partidos de izquierda ha salido hoy sorprendentemente en defensa de la emergencia climática para decirnos que usar Netflix es malo.

Se apoyan en un informe publicado el pasado mes de julio por una organización ambientalista francesa que en su día no tuvo apenas repercusión en los medios.

Está claro que en la redacción de ABC había ordenes de escribir cualquier cosa, por muy rebuscada que fuera, sobre la empresa con la que acaban de romper lazos.

Se trata de un claro ejemplo de como los anunciantes y los medios hacen un juego que aveces parece más una extorsión que una relación comercial.