Nacional

Una investigación asevera que Aznar sabía que no había armas de destrucción masiva y que la guerra era por el petróleo

Una investigación asevera que Aznar sabía que no había armas de destrucción masiva y que la guerra era por el petróleo

Publicado: 5 de febrero de 2020 10:38 (GTM+2)

El periodista Fernando Rueda investigó durante tres décadas la vida y muerte de los agentes del CNI en Irak

Blair, Bush y Aznar.

Blair, Bush y Aznar.

Esta semana sale a la venta ‘Destrucción masiva. Nuestro hombre en Bagdad’, el último libro del escritor y periodista Fernando Rueda.

La obra se centra en la muerte de siete agentes del CNI en Irak, acribillados en una emboscada que tuvo lugar en la localidad iraquí de Latifiya en 2003.

Rueda ha estado tres décadas investigando lo que ocurrió en el país árabe concluyendo que el ataque se podía haber evitado y que “fallaron muchas cosas”. El periodista entrevistó a cinco familias de los agentes que le ayudaron para relatar una “historia humana” sobre la vida y el trabajo de los ocho fallecidos.

En la novela, el periodista cuenta cómo tejieron una red de contactos a base de dinero, los informes que desoyó José María Aznar sobre la inexistencia de armas de destrucción masiva o sus relaciones con otros espías y diplomáticos.

El libro detalla que el CNI no preparó bien la operación al no dotar de coches blindados o armas de guerra a los agentes además de otros muchos episodios pero además remarca que Aznar prefería creer los informes falsos de la CIA y el MI6 británico sobre las armas de destrucción masiva que los de sus propios agentes.

Una vez muertos, Aznar no quiso concederles la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo, la medalla que engrandece a un espía militar muerto en combate.

En su obra, Rueda recrea un diálogo entre José Antonio Bernal, agente de los servicios secretos españoles asesinado en Irak y su padre. En ella se deja claro que Aznar sabía que no había armas de destrucción masiva y que la guerra era por el petróleo.

En la novela el padre le dice a su hijo agente que Aznar está seguro de que Sadam tiene armas de destrucción masiva pero el hijo le confiesa que el presidente sabe que no hay ese tipo de armas en Iraq y que la guerra es por el petróleo, porque Sadam se la iba a vender a otros países.