Economía

Se debe contar con un abogado especializado para abordar casos de familia

Se debe contar con un abogado especializado para abordar casos de familia

Publicado: 2 de octubre de 2020 16:13 (GTM+2)

Hay temas que necesariamente deben solucionarse ante las instancias jurisdiccionales competentes y lo que sucede dentro del seno familiar no escapa a ello. El Derecho de  familia se encarga de abordar ese tipo de asuntos que requieren la asesoría y apoyo legal por parte de profesionales expertos en la materia.

Cuando se presentan situaciones que afectan o inciden en las relaciones normales en la  familia, o que de manera sobrevenida cambien alguna condición jurídica dentro de su seno, entonces deben impulsarse acciones de carácter legal que ayuden a normalizarlas.

El Derecho tiene diversas áreas de acción, y el Derecho familiar es uno de ellas, de manera que se trabaja de manera muy específica por parte de abogados expertos que se han especializado en dicha área.

Madrid tiene buenos despachos de abogados que se dedican a atender y solucionar  distintos asuntos matrimoniales y de familia, tanto en la capital española como en el resto del país. Tal es el caso de Abogados Gil Lozano, firma jurídica de amplia experiencia que asiste en casos de separaciones, divorcios, testamentos y demás temas relacionados con esta materia.

Este bufete tiene un destacado equipo profesional de abogados en familia que desarrolla un trabajo efectivo en todas las gestiones y trámites que se tengan que realizar para hacer valer los derechos involucrados, generando una relación de total confianza y fiabilidad con sus clientes.

Casos más recurrentes

El Derecho de familia es uno de los campos jurídicos más desarrollados en los juzgados, debido a la gran cantidad de asuntos que aborda y que a muchas personas les puede tocar afrontar en cualquier momento de la vida.

Uno de los casos que más llevan a buscar asesoría y apoyo legal, son los divorcios, los cuales pueden complicarse dependiendo de la posición que tengan los involucrados y de los distintos aspectos que integren la unión, como el hecho de tener hijos, bienes compartidos y demás factores que necesariamente deberán resolverse por la vía legal.

Hay dos tipos de divorcios, el de mutuo acuerdo, que es consensuado por ambas partes, y el contencioso, que es demandado por una sola de las partes. En ambos casos siempre es necesario contar con buenos abogados de familia que ayuden a ordenar los efectos derivados de la separación.

Aunque las instancias jurisdiccionales siempre están para dirimir cualquier conflicto, siempre debe agotarse primero la vía conciliatoria, para tratar de llegar a acuerdos comunes y evitar el enfrentamiento legal. En ello también los abogados son especialistas.

Otro asunto atendido exclusivamente por los expertos en esta área, es la custodia de los hijos, un asunto relacionado estrechamente al divorcio, como una de sus consecuencias.

En este tema, los padres deben llegar a acuerdos que garanticen el desarrollo armonioso de sus hijos menores de edad, lo cual se puede hacer amistosamente o con intervención judicial; en todo caso, el abogado jugará un papel preponderante para solucionar el conflicto.

Definir la guarda, custodia y pensión alimentaria de los hijos, también es una materia que debe definirse en el momento que se presenta un divorcio, lo cual debe hacerse siempre anteponiendo los intereses del niño para garantizar su bienestar. El profesional del Derecho igualmente es indispensable para solucionar este tema.

Las uniones de hecho son casos muy comunes en los que los derechos pueden llegar a ser vulnerados por diversas causas, pero que están muy bien definidos en la legislación para ser invocados cuando es necesario.

Las capitulaciones, son un capítulo muy interesante del Derecho de familia, que tiene que ver con los acuerdos que dos personas realizan antes de contraer matrimonio para determinar sus bienes en caso de divorciarse posteriormente. Los abogados son los indicados para concretar y tramitar los detalles y el alcance de tales convenios.

Por otra parte, cuando un familiar fallece y deja un patrimonio económico, pueden surgir enfrentamientos o mala disposición de los correspondientes bienes, por lo que en ocasiones deben intervenir los tribunales competentes y un buen despacho jurídico de familia que ayude en el proceso.

La tutela es otro de los casos abordados por los abogados de familia y con los que hay que tener mucho cuidado. Es un tema bastante delicado por cuanto se refiere al otorgamiento de la autoridad que otorga un juzgado a un adulto para cuidar a un menor o a un adulto discapacitado.