Nacional

Una treintena de políticos y militares usaron puertas giratorias para trabajar en compañías armamentísticas

Una treintena de políticos y militares usaron puertas giratorias para trabajar en compañías armamentísticas

Publicado: 3 de mayo de 2021 13:30 (GTM+2)

Estos vínculos alcanzan incluso a exportadoras de armas que contratan con países que violan los Derechos Humanos

Tanque español en una competición de blindados en Letonia.

Tanque español en una competición de blindados en Letonia.

Varios exministros y exmilitares han acabado trabajando para la pujante industria militar española. Este tipo de “puerta giratoria”, alcanza incluso a exportadoras de material militar que contratan con países que violan los Derechos Humanos.

El presidente honorario del Centro Delàs de Estudios por la Paz y veterano investigador, Pere Ortega, ha estado años estudiando los negocios del lobby militar español, especialmente esos vínculos que llevan a miembros del ministerio de Defensa principalmente a ocupar altos cargos en la industria de armamentística nacional.

Ortega asevera que el sector está interesado en “políticos que han estado ligados al Ministerio de Defensa o militares de alto rango de las Fuerzas Armadas”.

Según recoge Público, el investigador señala que “España no es diferente a otros países que también registran estas prácticas”. De esta forma, “en los últimos años ha habido varios casos de militares o políticos que, tras abandonar el servicio activo, pasan a incorporarse como ejecutivos en empresas militares”.

En su estudio Ortega afirma que al menos 23 militares que fueron altos cargos en Defensa pasaron posteriormente a alguna compañía del sector armamentístico. Junto a ellos también hay una quincena de políticos que fueron peces gordos en gobiernos y que estuvieron o pasaron a la industria militar.

Uno de estos casos es Pedro Morenés, que ocupó varios cargos bajo los ejecutivos del PP, ha sido miembro de los consejos de dirección de varias empresas del sector como MBDA, complejo industrial dedicado a la fabricación de misiles, Expal, fabricante de misiles o Instalaza, otra empresa fabricante de armas.

Además de este caso están los de José Luis Urcelay, quién fue Segundo Jefe de Estado Mayor de la Armada, que realizó tareas de “consultoría y asesoría” para la multinacional Maxam y que posteriormente fue presidente de Expal sustituyendo al almirante de la Armada española Francisco Torrente.

Otras trayectorias de personas que pasan de gobiernos a este polémico sector pueden ser las de Eduardo Serra, exministro de Defensa del PP, que hoy es pez gordo en Everis, una consultora que tiene una sociedad dedicada al ámbito de la Defensa. Según el Portal de Transparencia, Urcelay, ahora presidente de Expal, también se le permitió trabajar como consultor y asesor en Everis. El diario Público recoge que esta última compañía cuenta con el 50% del capital de la compañía armamentística NTGS, principal cliente al ministerio del Interior de Arabia Saudí en 2018. El régimen de Salmán bin Abdulaziz, es responsable de miles de crímenes en Yemen según dichas organizaciones.

El último militar que acabó en la industria militar es Fernando Alejandre Martínez, Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) hasta enero de 2020. Un año después, el Gobierno de coalición permitió que fuese contratado por la compañía Sener Aeroespacial como asesor. Esta empresa se encuentra entre las contratistas del ministerio de Defensa.