Nacional

Destapan que el Gobierno de Rajoy pagó con fondos reservados el secuestro de los Bárcenas

Destapan que el Gobierno de Rajoy pagó con fondos reservados el secuestro de los Bárcenas

Publicado: 10 de diciembre de 2018 10:25 (GTM+2)

Luis Bárcenas y Mariano Rajoy

Luis Bárcenas y Mariano Rajoy

El Gobierno de Mariano Rajoy organizó un secuestro, el de la familia Bárcenas, para robar bajo amenazas de muerte los tres pendrives de la información sensible del PP.

Si se confirma esta escándalo podría llevar a los máximos responsables del anterior gobierno a la cárcel.
Esto es lo que han relatado fuentes policiales que conocieron de cerca la operación a OKDIARIO.

Enrique Olivares, el falso cura que amenazó con un revólver a la familia y trabajadores de los Bárcenas, cobró presuntamente 50.000 euros de los fondos reservados.

En octubre de 2013, el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz, tras recibir información de Sergio Ríos, el chófer de los Bárcenas, de que los tres pendrives estaban en la casa de Príncipe de Vergara de Madrid, pagó para cometer un delito según desvela el diario de Eduardo Inda.

Para que el falso cura secuestrara a la familia Bárcenas, el Gobierno de Rajoy, según detallan estos miembros de la Policía, le adelantó 10.000 euros y le prometieron otros 40.000 si obtenía los archivos que afectaban a Mariano Rajoy, entonces presidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Javier Arenas.

El falso cura fue entrenado por la propia policía para cometer el delito, con conocimiento de algunas de las más altas instancias de la Seguridad del Estado, teniendo un croquis del apartamento del ex tesorero, que estaba en la prisión de Soto del Real y amenazaba con tirar de la manta.

La tarde del 23 de octubre de 2013, a las 15:45 horas, el delincuente disfrazado de cura le dijo a la asistenta, Victoria Feliz de la Curz, que era un sacerdote de Instituciones Penitenciarias y que quería hablar con la mujer de Bárcenas y su hijo para que rellenaran un formulario que le diese la libertad provisional a Luis Bárcenas.

Tras obtener el permiso de Rosalía Iglesias para entrar, sacó un revólver en el salón. Maniató a los tres con unas bridas y les amenazó: “Me hacéis entrega de los ‘pendrives’ de tu padre… u os mato”.

Estas fueron algunas de sus frases del presunto mercenario del Gobierno:

“Tú túmbate en el suelo o le pego un tiro a tu madre. (…) Ahora me lleváis al despacho de tu padre y, una vez allí, me hacéis entrega de los pendrives de tu padre o me decís la información que tumbe al Gobierno u os mato. (…) O me das la información o le doy un culetazo a tu madre y la duermo. (…) Quiero la información que tienen para derribar a este Gobierno y su presidente. (…) Usted es de Santo Domingo, así que ya sabe qué es lo que va a pasar aquí”.

Anteriormente, la cúpula policial había presuntamente sobornado con 48.000 euros de fondos reservados y una plaza de subinspector del CNP, a Sergio Ríos, chófer de Bárcenas,
En un descuido el hijo de Bárcensa, se libró de las bridas, y derribó al falso cura, que perdió el arma. La asistenta aprovechó la situación para coger el arma, llamó a la Policía desde el balcón y salió a la calle hacia la cafetería Perfil 34 donde dejó el revólver.

La Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana se presentó en el lugar y lo detuvieron. Rápidamente dijeron que se trataba de un desequilibrado.

El secuestrador Enrique Olivares, presunto sicario del Gobierno de Rajoy, está imputado por tenencia de armas, amenazas, lesiones, allanamiento de morada y detención ilegal.