Nacional

Desvelan que la Policía de Rajoy intentó robar en casa de los Bárcenas

Desvelan que la Policía de Rajoy intentó robar en casa de los Bárcenas

Publicado: 11 de diciembre de 2018 09:43 (GTM+2)

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy

Los policías estuvieron tres días en casa de los Bárcenas para intentar robar los documentos sensibles que afectaban a Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal.

Tras el intento de secuestro que el Gobierno de Rajoy organizó para recuperar los pendrives con el falso cura, la Policía estuvo en el domicilio del ex tesorero del PP con la excusa de proteger a la familia.

Según destapó OKDIARIO, el Ejecutivo de Mariano Rajoy pagó con fondos reservados al delincuente para que secuestrara a los Bárcenas y consiguiera los 3 pendrives y compró la voluntad de Sergio Ríos, el chófer de la familia, que se convirtió en un topo del gobierno del PP y que alertó de que en la casa estaban los archivos.

Los policías que llegaron a la casa fueron sustituidos al momento por otros ajenos al primer reconocimiento y a la estructura habitual.

Según detalla el diario, la familia Bárcenas no duda ya y creen que esos agentes estuvieron en su apartamento para localizar aquello que no consiguió el falso cura e incluso que pudieron colocar micrófonos en la casa.

Fuentes policiales afirman al periódico que el Gobierno de Rajoy ya llevaba tiempo con un seguimiento exhaustivo a Luis Bárcenas y su familia usando a los agentes del Área Especial de Vigilancia, con 20 unidades, realizando informes sobre los movimientos de la familia del extesorero.

La Policía relató en directo la entrada del delincuente presuntamente a sueldo del Ejecutivo de Rajoy con el fin de cometer un delito así como que llegara a la casa de los Bárcenas el chófer-topo.

Policías sabían que se iba a cometer un delito en casa de los Bárcenas por orden del gobierno según detalla el diario y que el falso cura “era un profesional” que ya había realizado otros trabajos en el pasado.

La investigación de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía apunta a que se ordenó una misión extrajudicial del Gobierno de Rajoy para que los jueces que investigaban el caso Gürtel no pudieran acceder a la información sobre la contabilidad B del PP y los sobresueldos de los peces gordos del partido.

El comisario Villarejo, que recibió órdenes de Cospedal con el presunto conocimiento de Rajoy, y el comisario Enrique García Castaño, fueron los encargados de poner en marcha dicho dispositivo.