Economía

Mejora tu capacidad de ahorro con los siguientes consejos

Mejora tu capacidad de ahorro con los siguientes consejos

Publicado: 27 de mayo de 2020 16:47 (GTM+2)

Ahorrar es la meta mensual que todas las personas quieren alcanzar, pero para lograrlo hace falta mucha disciplina e inteligencia en la forma en la que administramos nuestras finanzas. A continuación, presentaremos algunos consejos que te pueden ayudar a planificar tus ingresos y tus gastos de manera que puedas mejorar tu capacidad de ahorro.

Opta por productos financieros con bajas tasas de comisiones

Las comisiones y los intereses que debemos pagar por tener un producto financiero tan necesario como una cuenta bancaria o una tarjeta de débito, representan un gasto extra que a largo plazo afectan significativamente a nuestras finanzas. Por lo que, si deseas ahorrarte unos cuantos euros al año, un buen inicio es buscar las alternativas más rentables que ofrecen algunos bancos. Por ejemplo, la cuenta online BBVA opiniones está resultando muy atractiva para quienes tienen ingresos justos, ya que no cobran comisiones en las transferencias que se realizan en toda Europa, algo que aunque parezcan solo unos pocos euros, a final de año se pueden transformar en algo de dinero que habrás ahorrado.

Con este tipo de cuentas, que están diseñadas para gestionarlas completamente online, también tienes el beneficio de que puedes utilizarlas en tu día a día de forma fácil y sencilla, en algunos casos incluso, ni siquiera es necesario que cuentes con la tarjeta de débito para realizar tus compras. Todos estos aspectos son muy útiles si dejas tu cuenta tradicional, en la que tienes que pagar comisiones, como una cuenta de ahorro, y utilizas esta modalidad más versátil y flexible para tus transacciones de rutina.

Crea un presupuesto mensual

Otro aspecto fundamental para lograr mejorar, o al menos intentar tener una capacidad de ahorro, es mediante la creación de un presupuesto mensual. Esto no tiene que ser nada muy elaborado ni debes tener conocimientos de finanzas. Se trata simplemente de identificar los gastos fijos de cada mes y los gastos variables, para que así puedas saber la cantidad mínima de dinero que necesitas para vivir y, con cuánto puedes contar para gastos extra.

Gracias a los recursos digitales disponibles hoy en día, puedes encontrar una gran variedad de aplicaciones para gestionar tu presupuesto, así que no hay excusas que impidan que lo intentes. El objetivo es identificar los gastos de alquiler, los servicios fijos, un importe estimado de cuánto gastas y cualquier otro pago que debas hacer cada mes. Con esto podrás ver si te queda alguna diferencia, de la que podrás apartar un porcentaje en concepto de ahorro, de esta manera podrás saber si cuentas con una cantidad mínima de dinero para ello.

Por ejemplo, tomando el consejo anterior, si ya conoces el gasto estimado mensual y has identificado la cantidad de dinero que deseas destinar a los ahorros, entonces podrás dejar en tu cuenta bancaria que no cobra comisiones, la cantidad de dinero que piensas disponer para las transacciones rutinarias, y pasar a la cuenta que cobra comisiones, el dinero que no tienes planificado usar durante un tiempo.

Ahorra pensando en un objetivo realizable a medio plazo

Cuadrar las finanzas para que nos quede dinero extra a final de mes es muy difícil si no tenemos un objetivo concreto en el que queramos utilizar ese dinero. Siempre habrá cosas que queramos comprar o salidas en las que gastemos más de lo que podamos, es por eso que para ahorrar se necesita disciplina y constancia y, esto lo conseguimos si tenemos claro el objetivo para el cual estamos apartando ese dinero.

En este aspecto lo más recomendable es pensar en planes realizables a corto o medio plazo. Es decir, puedes comenzar un plan de ahorro para tus próximas vacaciones, para hacer el viaje de tus sueños el próximo año o para algún curso que deseas realizar. Lo importante es que sean cosas que puedes hacer y que estén en un futuro cercano

En una economía tan cambiante como en la que vivimos ahora, pensar en ahorrar para comprar una casa cuando el salario apenas alcanza para fin de mes, solo te llenará de frustración, y ahorrar será una tarea casi imposible de realizar.