Nacional

Un estudio alerta de que la pandemia empeorará en otoño en España

Un estudio alerta de que la pandemia empeorará en otoño en España

Publicado: 7 de septiembre de 2020 12:37 (GTM+2)

La Universidad de Washington calcula que en noviembre tendremos unos 400 fallecidos al día si no se toman nuevas medidas

El Palacio de Hielo se convirtió en una morgue improvisada ante el aumento de fallecidos por la covid-19 en marzo

El Palacio de Hielo se convirtió en una morgue improvisada ante el aumento de fallecidos por la covid-19 en marzo

Mientras que la mayoría ha vuelto a los niveles de optimismo (o inmadurez) de finales de febrero o principios de marzo, cuando nos decían por activa y por pasiva que las mascarillas no servían o que “sólo habrá dos o tres casos”, la pandemia no para de empeorar.

Tal es el punto al que estamos llegando que la Universidad de Washington calcula que en noviembre llegaríamos al punto máximo de contagios de esta segunda ola y se producirían a diario unas 400 muertes por la covid-19 en nuestro país.

Estos cálculos se hacen basándose en los datos de las últimas semanas y calculando con un modelo cual será la evolución futura. Lo peor de todo es que la misma universidad acertó con precisión qué evolución tendría la pandemia en nuestro país en los meses de abril a junio, incluso se quedó corta.

En concreto el estudio que publicaron el pasado 9 de abril decía que esperaban que el 20 de abril fallecieran por covid-19 unas 112 personas en España, pero finalmente ese día murieron 399. Por tanto no hay que tomarse a broma lo que dicen estos expertos, incluso si nos dicen que en noviembre tendremos 400 fallecidos podríamos esperar que la cifra fuera mayor.

Lamentablemente nadie puede ver el futuro pero estos datos, basados en la experiencias de expertos y no en lo que dice tu cuñado en Twitter deberían de hacernos entender que con las medidas tomadas actualmente la cosa no solo no va a mejorar sino que empeorará cuando los niños comiencen a ir al colegio y pasadas las primeras semanas se empiecen a relajar, por ejemplo, olvidando en algunos momentos las medidas de seguridad.

Volviendo a los detalles del estudio, este prevé que en las próximas semanas el ritmo de contagios y fallecidos no pare de aumentar pese a las medidas y calcula dos escenarios posibles: uno en el que estas medidas se relajen y otro en el que los ciudadanos son responsables y cumplen con las recomendaciones y además se adoptan nuevas medidas.

En el primero de los casos, con medidas más relajadas u olvidando del todo que estamos en una pandemia, el pico de contagios se alcanzaría en noviembre con unas mil víctimas morrales al día y se mantendría así hasta enero.

En el caso de que sí se tomaran nuevas medidas y se cumplieran las actuales la cosa cambia pero no mejora en exceso. Estaríamos igualmente asistiendo a un crecimiento de contagios que tendría también su pico en noviembre, cuando se producirían unas 400 víctimas morrales al día y esta cifra se mantendría así hasta enero, a no ser que volviéramos a confinarnos y parar prácticamente todo el país.

Por tanto, con la economía y la sociedad trabajando más o menos al ritmo actual, la Universidad de Washington, calcula en el mejor de los casos que tendremos a partir de noviembre unos 12 mil fallecidos al mes.

Sin embargo, los medios, al igual que ocurría en los meses de enero y febrero, están ahora volcados en “no alarmar”, aunque realmente lo que están haciendo es “no informar” de lo que hay. Entendiendo que los españoles formamos una sociedad inmadura e incapaz de afrontar los problemas de frente, como si fuera necesario mentirnos o edulcorar la verdad para que no entremos en pánico y podamos actuar para salvar la situación.

Así podemos leer artículos como uno publicado por El Confidencial que dice: “Seis gráficos que muestran que la segunda ola está a años luz del tsunami de marzo”. En este artículo se citan diferentes datos que comparan el ritmo de contagios actual con los datos de marzo y abril.

Sin embargo, este tipo de comparaciones nos llevan a error, ya que ni siquiera en marzo y abril se hacían suficientes test PCR para tener una imagen clara de la evolución de la pandemia, por tanto la situación actual tendría que ser comparada con la de los meses de enero o febrero y entonces apenas se hacían test.