Nacional

Bárcenas se ofrece a colaborar con la Fiscalía a cambio de beneficios para su esposa

Bárcenas se ofrece a colaborar con la Fiscalía a cambio de beneficios para su esposa

Publicado: 10 de noviembre de 2020 09:09 (GTM+2)

Si finalmente tira de la manta, algunos peces gordos de la organización autodenominada PP podrían pasarlo muy mal

M. Rajoy, exjefe de Bárcenas.

M. Rajoy, exjefe de Bárcenas.

Luis Bárcenas, extesorero del PP, quiere colaborar con la Fiscalía Anticorrupción para conseguir algunos beneficios penitenciarios para su esposa, Rosalía Iglesias, que acaba de ingresar en la cárcel para cumplir 13 años de condena por el caso Gürtel. Según publica El País, los abogados de Bárcenas ya han mantenido reuniones con Anticorrupción para ofrecerles información sobre la financiación irregular del PP.

Si sale adelante el ofrecimiento del extesorero de tirar de la manta, algunos peces gordos del PP podrían pasarlo muy mal.

Según el diario de Prisa, Bárcenas quiere, a cambio de confesar, que su esposa obtenga pronto permisos penitenciarios y hasta, en un corto periodo de tiempo, la semilibertad.

El que fuera responsable de las cuentas del PP quiere aportar datos que aún guarda sobre la caja B, acreditada en la sentencia de la primera época de Gürtel, y que se juzga en una pieza separada. Luis Bárcenas ya ha confesado la existencia de esta contabilidad ilegal el Partido Popular, a la cual calificó de “extracontable”, pero en esta pieza, se trata de demostrar que las donaciones de los empresarios a los populares se hacían a cambio de futuras adjudicaciones de obra pública.

José de la Mata, juez de la Audiencia Nacional, hace unos meses y a raíz de un informe policial, ya estableció en un auto que “Existe una indiciaria relación de causalidad entre las donaciones, las subsiguientes actuaciones establecidas para entablar los contactos (de Bárcenas y el fallecido Álvaro Lapuerta con las autoridades del PP) y las relaciones establecidas. En ocasiones se producía el resultado en forma de los contratos recibidos, objetivo real del empresario tras la negociación”.

Por la caja B del PP están siendo investigados Luis Bárcenas, que se enfrenta una petición fiscal de 5 años de prisión; Cristóbal Páez, exgerente del partido, 18 meses de cárcel, así como la propia organización autodenominada Partido Popular en calidad de responsable civil subsidiario, al que se le reclamó una fianza de 1,2 millones de euros.

Esta causa ha quedado reducida al supuesto pago de parte “de 888.000 euros”, procedente de las donaciones no declaradas y reflejadas en los papeles de Luis Bárcenas, para financiar la reforma de la sede del PP en la calle Génova. Por esta obra tendrán que declarar en el juicio los responsables de la empresa Unifica, el estudio de arquitectura que realizó dicho proyecto.

El extesorero del PP ya está cumpliendo los 19 años y un mes que le han caído por ahora por el caso Gürtel. El Tribunal Supremo sentenció que “al margen de la actividad delictiva que en común llevó a cabo con otros acusados, desarrolló por su cuenta, y cuando lo precisaba en colaboración con su mujer, otra actividad dirigida a enriquecerse de modo ilícito intermediando en otras adjudicaciones de obras o apropiándose de fondos del PP”.

Fruto de sus actividades ilegales, según el Alto Tribunal, “logró acumular un importante patrimonio, que ocultó a través de un entramado financiero en entidades bancarias suizas” con maniobras que demostrarían “una permanente actitud defraudatoria”, un modus operandi del que formó parte de forma activa, Rosalía Iglesias.

La mujer de Bárcenas ingresó este domingo en la cárcel para cumplir los 13 años que le ha impuesto el Tribunal Supremo. Los magistrados concluyeron que Rosalía Iglesias “tenía pleno control y capacidad de gestión sobre las cuentas bancarias de su titularidad, suizas o españolas, a través de las que el matrimonio ocultó su patrimonio y lo hizo circular”. A su vez, el Alto Tribunal “observó una conducta claramente activa en orden a cooperar en esta dinámica de defraudación, ocultación y posterior afloramiento del dinero ilícitamente obtenido por su esposo. (…) Su participación, como hemos visto, no se limitó a plasmar su firma en cierta documentación. (…) El Tribunal considera probada la participación de Rosalía Iglesias en la apropiación indebida cometida por su esposo, a la que ésta se brindó a participar y de la que se benefició, pues no sólo se prestó a ser la titular de las acciones adquiridas con el dinero detraído de la «Caja B» del PP, sino que, tras su venta, ingresó el dinero obtenido en su propia cuenta bancaria y, unos días más tarde, emitió un cheque por el mismo importe para pago de un inmueble del matrimonio”.